¿Qué es el burnout o el síndrome de desgaste profesional? | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

800 Noticias

Hace unas décadas no fueron pocos quienes sentenciaron que “el estrés era la enfermedad del siglo XX”. Ahora, en 2019, no son pocos —otra vez— quienes aseguran que es “el mal del siglo XXI”. Pero estas frases sensacionalistas/fatalistas no son ciertas. Ni el estrés es exclusivo de los dos últimos siglos ni es, técnicamente hablando, una enfermedad per se.

Entonces, ¿qué es? La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como un conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción, es decir, como una reacción química ante determinados estímulos.

“Cuando nos enfrentamos a una amenaza, el hipotálamo lanza una alarma en el organismo, y las glándulas suprarrenales, ubicadas sobre los riñones, responden liberando una oleada de hormonas, como la adrenalina y el cortisol, que ocasionan el aumento de la presión arterial, cambios en el estado de ánimo, miedo, etc. Eso es el estrés. Este sistema de respuesta normalmente se autorregula, y una vez que la amenaza percibida desaparece los niveles hormonales regresan a la normalidad”, explica el doctor Elmer Huerta. Nos muestra al estrés en su estado más básico. Esta activación, según añade Mario Reyes-Bossio, psicólogo y docente de la carrera de Psicología de la UPC, se llama eustrés o estrés positivo.

¿En qué momento esta respuesta del organismo se torna dañina? El doctor Huerta responde: “Cuando los factores que desencadenan el estrés están presentes constantemente, la reacción de alerta permanece activa, lo que significa una sobreexposición al cortisol y a otras hormonas que pueden alterar los procesos químicos del cuerpo, lo que eleva el riesgo de presentar problemas de salud, entre ellos la ansiedad o la depresión”. Este desborde, anota Reyes-Bossio, se llama distrés o estrés negativo.

Es común asociar este último con situaciones límite en el ámbito familiar, social o laboral. Así, el estrés laboral es muy conocido y estudiado alrededor del mundo, sobre todo en las sociedades más industrializadas. Una manifestación extrema de este es el llamado burnout o síndrome del trabajador quemado, que la OMS define como el “resultante de un estrés crónico en el trabajo que no fue gestionado con éxito y se caracteriza por tres elementos: sensación de agotamiento, cinismo o sentimientos negativos relacionados con su trabajo y eficacia profesional reducida”. ¿Sabía de su existencia?

Probablemente ahora su respuesta sea sí, pues el burnout salió del anonimato los últimos días gracias a una serie de titulares que demostró que vivimos en la época de las fake news. “La OMS declara el burnout o estrés laboral como una enfermedad”, decía uno de ellos. Y no, no es así. Ashley Baldwin, del Departamento de Comunicación de la OMS, situado en Washington, tuvo a bien respondernos un correo en el que nos explicó que los medios que propalaron titulares de ese tipo estaban proporcionando información incorrecta, pues lo que hizo la OMS fue “declarar el burnout como un fenómeno ocupacional, no como una condición médica”. Y sí, hay diferencia.

El doctor Huerta nos ayudó a entender la especializada clasificación de la OMS. “Lo que ha hecho la organización es reconocer el burnout como un fenómeno ocupacional que, ubicado dentro de los problemas asociados al empleo o desempleo, puede ser un factor que influye en la salud de las personas o que las motive a asistir a un servicio médico. No es una enfermedad, pero sí afecta la salud”, explica.

Con información de: El Comercio

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias