Próximo domingo será crucial para España: ¿Tendrá o no tendrá nuevo Gobierno? | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Con información de agencias

Los socialistas españoles decidirán el domingo si permiten un gobierno de derecha que pondría fin a diez meses de bloqueo político, o mantienen la oposición a Mariano Rajoy, lo que llevaría a celebrar nuevas elecciones en diciembre.

El partido confirmó este martes que su comité federal, una especie de “parlamento” interno formado por cerca de 300 dirigentes y cargos electos, se reunirá en la sede nacional en Madrid el domingo para debatir sobre ese tema.

Lo que se plantea es “una elección entre la abstención (en el Parlamento para permitir un gobierno de Rajoy) o las elecciones”, resumió Javier Fernández, presidente de la gestora que dirigeinterinamente el PSOE.

La reunión tendrá lugar a una semana de que expire el plazo legal para investir a un presidente de gobierno, el 31 de octubre.

Si no fuera así, España volvería a las urnas probablemente el 18 de diciembre, y serían los terceros comicios en un año, algo inédito en Europa.

En un PSOE dividido, Fernández está preparando el terreno para la abstención, aun reconociendo que “ninguna de las soluciones es buena”.

El dirigente argumentó ante los diputados y senadores de su partido que “abstenerse no es apoyar” al PP, y que siendo la segunda fuerza parlamentaria con 85 diputados, frente a los 137 de Rajoy y los suyos, “no hay ninguna alternativa” de gobierno dirigido por el PSOE.

Según él y buena parte del PSOE, es mejor dejar gobernar de momento a la derecha para “reconstruir” el partido, que en las últimas dos legislativas cosechó los peores resultados de su historia.

De decidirse una abstención, se culminaría el giro emprendido en el caótico comité federal del 1 de octubre. Aquel día, el secretario general socialista Pedro Sánchez, firme defensor del “no a Rajoy”, tuvo que dimitir ante el triunfo de una rebelión interna.

Sus detractores le reprochaban los fracasos electorales históricos del PSOE desde su elección como secretario general en 2014. Fernández advirtió este martes que si hay nuevos comicios les podría ir aún peor, ya que a su juicio “los ciudadanos no quieren elecciones y van a señalar a aquella fuerza política que entienden que genera el bloqueo”.

– Podemos saca pecho –

Y es que más allá de la cuestión de gobierno, el PSOE se juega también su liderazgo en la izquierda frente a Podemos, la tercera fuerza parlamentaria, que aspira a desbancar a los socialistas.

“Que no vengan a disfrazarse de izquierdas los que mañana van a poner de presidente del gobierno a Mariano Rajoy”, advirtió el lunes en un acto en Madrid el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Su número dos, Íñigo Errejón, señaló que de salir adelante un ejecutivo del PP será “un gobierno que nace débil” y “de corto recorrido”.

Por eso, estimó que habrá “margen para ser extraordinariamente exigentes” y sacar adelante leyes “aunque ese gobierno no quiera”.

Desde la rebelión contra Sánchez, el PP ha mantenido una posición discreta.

Este martes se mostró conciliador (promoveremos reformas “con el mayor consenso posible”, dijo su portavoz parlamentario, Rafael Hernando) y al mismo tiempo exigente: “es público y notorio que el desbloqueo de la situación está en manos del Partido Socialista”, advirtió el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz.

Los diez meses de interinidad política han paralizado prácticamente la actividad de un Parlamento fragmentado en cuatro grandes fuerzas políticas (PP, PSOE, Podemos y los centristas de Ciudadanos) incapaz de armar una mayoría de gobierno.

Igualmente paralizaron también otras áreas, como el relevo de 65 embajadores españoles, y amenazan con dañar una de las economías que más crece en la Eurozona (3,2% de PIB en 2015).

El presupuesto provisional para 2017 transmitido el sábado a la UE prevé un déficit del 3,6% del PIB para ese año, medio punto más que el 3,1% prometido.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, dijo en ese sentido que el país necesita gobierno para “mandar rápidamente un presupuesto de verdad a Bruselas”. Éste deberá incluir un recorte del gasto público de unos 5.500 millones de euros, ante el desvío previsto del déficit.

Síguenos por @800noticias