Presidente de Sudán del Sur firma acuerdo de paz con rebeldes, con “reservas” | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP.-   El presidente sursudanés Salva Kiir firmó este miércoles un acuerdo de paz ya refrendado por los rebeldes y que podría poner fin a 20 meses de guerra civil en el país, aunque expresó “serias reservas” sobre varios puntos del texto.

“La paz que firmamos hoy contiene tantas cosas que debemos rechazar (…) Ignorar nuestras reservas no sería del interés de una paz justa y duradera”, dijo el mandatario sursudanés, antes de firmar el documento en presencia de varios dirigentes de la región, según constató un periodista de la AFP.

Kiir, quien denunció “disposiciones nefastas” del acuerdo, entregó a los mediadores y a los dirigentes regionales un documento de doce páginas que detalla las reservas de su gobierno.

No dio detalles sobre los puntos de desacuerdo pero dijo que el documento se haría público lo antes posible.

Según responsables sursudaneses, entre las disposiciones que causan reticencia figuran la desmilitarización de Juba o la importante representación de los rebeldes en el reparto del poder local en el estado petrolero de Alto Nilo.

“Este acuerdo no es la Biblia ni el Corán, ¿por qué no podríamos reexaminarlo?”, preguntó Kiir. “Necesitamos tiempo para ver cómo podemos corregirlo”, instó, a pesar de que los mediadores afirmaron que el acuerdo era definitivo e incambiable.

 

“Capitulación inaceptable”

Este “Acuerdo de resolución del conflicto en Sudán del Sur” ya había sido refrendado el 17 de agosto en Adis Abeba por el exvicepresidente Riek Machar, jefe de los rebeldes que se enfrentan a las fuerzas gubernamentales desde diciembre de 2013.

El presidente Kiir se había negado a firmarlo ese día y pidió un plazo de 15 días para “consultas”.

El jefe de los negociadores, el ministro de Información Michael Makuei, había tildado al acuerdo de “capitulación inaceptable”.

Kiir había evocado también supuestos “mensajes de intimidación” en su contra, en referencia a las amenazas de sanciones de la comunidad internacional.

Sudán del Sur, el Estado más joven del mundo, proclamó su independencia en julio de 2011 tras varias décadas de conflicto con Jartum.

Pero en 2013 volvió a estallar un conflicto, esta vez dentro del ejército sursudanés, minado por una contienda político-étnica, alimentada a su vez por la rivalidad entre Kiir y Machar.

Exasperada por la falta de resultados tras interminables negociaciones en Adis Abeba, que sólo concluyeron en una serie de treguas jamás respetadas, la comunidad internacional había dado plazo hasta el 17 de agosto a ambos bandos para concluir un acuerdo, so pena de sanciones.

El conflicto en Sudán del Sur, marcado por masacres y atrocidades, ha dejado decenas de miles de muertos, incluyendo numerosos civiles, y obligado a unos 2,2 millones de sursudaneses a huir de sus hogares.

La guerra ha destruido también parte de la infraestructura de producción petrolera, única fuente de recursos del país, que figura entre los menos desarrollados del mundo.

Más del 70% de los 12 millones de habitantes necesita ayuda para subsistir, según la ONU, que advierte de una amenaza de hambruna.

El martes, el Consejo de Seguridad de la ONU dijo estar “dispuesto a actuar inmediatamente si el presidente Kiir no firmaba el acuerdo, como previsto”, según el embajador de Nigeria ante la ONU, Joy Ogwu, que este mes preside el organismo.

Síguenos por @800noticias