Presidente de Ecuador denuncia que “turba” de manifestantes intentó agredirle | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Quito, Ecuador |AFP. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció que una “turba” de manifestantes trató el jueves de agredirle con ocasión de una protesta nacional de trabajadores e indígenas contra su gobierno, que dejó al menos 13 detenidos y tres heridos.

“Intentaron agredir al presidente”, dijo Correa en una entrevista televisada que ofreció en Riobamba (160 km al sur) tras las movilizaciones de sectores de oposición en varias ciudades.

El gobernante añadió que “fui víctima de esa agresión” en Riobamba, donde encabezó una caravana de simpatizantes con motivo de la inauguración de un centro de salud.

Señaló que en la protesta en Riobamba participaron unas 350 personas, tras la cual una “turba” con piedras y botellas atacó su caravana, resultando heridas dos personas. En el incidente fueron arrestados once manifestantes, agregó.

“Se abalanzan contra nuestra marcha y empiezan a tirar piedras”, dijo Correa, quien sostuvo que al parecer falló la inteligencia de su cuerpo de seguridad para evitar el ataque de allegados al desaparecido Movimiento Popular Democrático (MPD, izquierda) y a un colectivo de estudiantes opositores.

Correa aseguró que en la marcha desarrollada en Quito intervinieron unas 4.500 personas y calificó de “fracaso total” a la movilización nacional del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que demanda una nueva ley laboral que respete el derecho a la sindicalización.

En principio, autoridades indicaron que unas 2.500 personas protestaron en la capital, donde hubo dos detenidos, un policía herido y un auto patrullero destruido.

La protesta fue parte de una serie de movilizaciones de colectivos opositores que se da desde el año pasado. En la de septiembre hubo 34 policías heridos y 53 detenidos, según cifras oficiales.

Correa sostuvo que la oposición tratará de “seguir con esta estrategia de desgaste para ver si nos ganan las elecciones de 2017”.

Sectores de oposición además rechazan cambios constitucionales que debate el Parlamento, controlado por el oficialismo, para establecer la reelección indefinida, lo que habilitaría al mandatario a participar en esos comicios para otro período de cuatro años.

La gestión de Correa, en el poder desde 2007, fue aprobada por un 55% de ecuatorianos en febrero (frente a 60% de enero), mientras que un 81% de la población consideró que la reelección indefinida debe ser aprobada en consulta popular, de acuerdo con la encuestadora privada Cedatos.

Síguenos por @800noticias