Por qué Tesla va a destrozar la industria del automóvil | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

Yahoo

Si hay un ejemplo de una empresa innovadora en un sector, ese es el de Tesla. En parte, esto se debe a su base tecnológica, que es claramente superior a la de sus competidores. Y por otra parte, se debe a que Tesla tiene un modelo de negocio más eficiente. Como se ha señalado recientemente Slate.com, Tesla aporta en su esquema comercial más valor que los concesionarios  y vendedores tradicionales de automóviles.

Es más, Tesla matará a las empresas de automóviles tradicionales, porque las empresas como GM, Ford, Honda simplemente no entienden la tecnología digital y es poco probable que vayan a entenderla en el corto plazo.

Tesla es una empresa de alta tecnología que hace automóviles. Ellos entienden la tecnología, ya que sin la tecnología, un coche Tesla es simplemente un enorme y caro pisapapeles. Por el contrario, las empresas de automóviles tradicionales son fabricantes de equipos pesados ​​que están llenando de alta tecnología sin realmente entender o dominar sus complejidades. La mayoría de la gente probablemente asume que los automóviles de hoy en día son más fiables que en el pasado, debido a que tienen todos esos sofisticados componentes, como el ordenador que controla el rendimiento o que advierte de los problemas con antelación.

Pero la realidad parece demostrar lo contrario. Los últimos modelos de autos son cada vez menos fiables en el tiempo. Mientras que el estudio citado señala los “problemas de motor y transmisión como los causantes de esa pérdida de fiabilidad, estos componentes son los que se supone que están controlados y supervisados por microprocesadores.

Cuando estos microprocesadores incorporados fallan, o están mal programados, surgen problemas, problemas que se manifiestan no como de tipo informático sino como fallos mecánicas. Cualquiera que se haya  comprado un auto en los últimos tiempos sabe que, cuando se trata de microprocesadores y tecnología informática, las empresas de automóviles tradicionales simplemente no saben lo que están haciendo.

Por ejemplo, James, el  autor del artículo de Inc todavía tiene un Honda CRV 2000 que funciona perfectamente excepto por el reloj digital. Incluso en el año 2000, un reloj digital era un circuito muy simple; literalmente, un juego de niños. Sin embargo, el reloj falló al cabo de unos tres años. Para empeorar las cosas, cuando fue a la concesionaria para conseguir que lo cambiaran, descubrió que la única manera de reemplazarlo era desmontando todo el salpicadero, para la que me iban a cobrar 250 dólares.

De todos modos, el problema con el reloj digital en el CRV 2000 no le impidió comprar un CRV 2009. Mala decisión. Ese auto tiene una pantalla LCD que dice ahora de forma permanente “fallo del DVD; consulte al distribuidor.”

Honda  envía constantemente cartas donde ofrece actualizar el GPS incorporado por 150 dólares,cifra que supera el costo de poner un nuevo GPS, que por otra parte está disponible en cualquier teléfono. Uno se estremece al pensar lo que cobrarían por arreglar el resto de artilugios inútiles del coche.

Para empeorar las cosas, los microprocesadores del CRV 2009 están conectados de manera que tiran constantemente de la batería, por lo que ésta se puede agotar en pocos días, incluso si todas las luces están apagadas.

Las empresas de automóviles tradicionales simplemente no entienden la tecnología. Por ejemplo, el sitio web del Chevrolet Malibu  destaca que “incorpora los puertos USB y una estación de carga inalámbrica”, algo que no sólo es redundante, sino también una prestación a que puede añadirse a cualquier coche por exactamente un centavo de dólar.

Lo que es realmente aterrador, sin embargo, es que los coches de hoy en día están conectados a internet, y algunos de ellos están programados tan mal que es posible hackearlos  y apague los sistemas – incluyendo el motor – mientras estás conduciendo el coche-

No hay duda de que Tesla dominará el mercado de los autos eléctricos y que los productos de la competencia de los fabricantes de automóviles tradicionales serán fracasos sonoros. Ellos no saben lo que están haciendo; y Tesla sí lo sabe. Es tan simple como eso.

Síguenos por @800noticias