Por qué nunca hay que guardar las cebollas en la nevera | 800Noticias
800Noticias
Cocina

Mientras que existen muchas razones para exaltar las virtudes de tu nevera, algunos alimentos simplemente necesitan permanecer fuera de ella.

La nevera puede deshidratar tu pan, por ejemplo, endulzar tus papas y endurecer tu miel.

Y, lo creas o no, esta regla aplica también para las cebollas, que permanecen buenas hasta 30 días si las almacenas correctamente (en un lugar fresco, oscuro y seco –no en la heladera).

¿Por qué? La temperatura fría y húmeda de la heladera convierte el almidón de la cebolla en azúcares (lo mismo sucede con las papas), y las cebollas tienden a volverse suaves o esponjosas mucho más rápido. Además, probablemente ya sepas que apestan tu refrigerador y hacen que todo huela o sepa a cebolla.

En lugar de hacer eso, almacena las cebollas –blancas o rojas/moradas– en la bolsa de red en la que las compraste, o en un tazón, en un lugar seco, fresco y ventilado dentro de tu alacena.

No guardes las cebollas en una bolsa, necesitan aire para respirar; y asegúrate de separarlas de las papas, ya que estas pueden excretar humedad que acelere la descomposición de las cebollas.

Esta regla de no-refrigeración no aplica para los cebollines o cebollas verdes, ya que estas tienen mayor contenido de agua y necesitan enfriarse.

 

Síguenos por @800noticias