¿Por qué en Halloween se encienden calabazas vacías? | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

Agencias

En el artículo de esta mañana, os hemos mencionado la historia de Jack, un irlandés que volvía al mundo de los vivos la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre. El mismo protagonista es el principal actor de la historia sobre por qué se iluminan calabazas en Halloween.

Jack era un borracho que vivía en Irlanda con una actitud bastante malvada. Una noche de brujas, mientras bebía en una taberna se encontró con el diablo, que tenía la misión de llevarse al borracho al infierno. Pero Jack, astuto, le convenció para que el diablo se quedase con él y se tomasen una última copa juntos.

Cuando finalizaron la bebida, ambos se dieron cuenta de que no tenían nada de dinero para pagar al camarero. Jack retó al diablo para que se convirtiese en moneda para así poder pagar, y le prometió a cambio que podría llevarse su alma. El diablo pensó que era una buena idea, y accedió. Jack, sin embargo, guardó al diablo transformado en moneda en su bolsillo junto a un crucifijo de plata, por lo que no podía volver a su forma original.

Ambos llegaron al acuerdo de que Jack liberaría al diablo a cambio de que éste no le molestase durante un periodo de tiempo. Una vez finalizado este lapso, el diablo volvió a por Jack, que se encontraba bajo la sombra de un árbol. Jack pidió una última condición al diablo antes de marcharse con él: una manzana del árbol en el que estaba cobijado. El diablo no vio peligro en dicha acción, así que accedió y subió a la copa para coger el fruto, pero el protagonista había tallado una cruz en el tronco, por lo que el demonio no podía bajarse de él. El acuerdo de la liberación del diablo sería que no molestase nunca más a Jack, a lo que accedió.

Al poco tiempo, Jack murió y, por culpa de sus actos malvados, no pudo acceder al cielo por lo que tuvo que ir hacia el infierno. Allí, el diablo le prohibió la entrada por el pacto que hicieron en el árbol. Jack le preguntó que qué debía hacer, a lo que el demonio le enseñó el camino por el que había venido. Cuando el protagonista se disponía a iniciar su camino, el diablo le lanzó un ascua para que se iluminase el camino, a lo que Jack aprovechó para meterlo en el interior de un nabo que estaba comiendo con la finalidad apagase, quedando condenado a vagar por las tinieblas para la eternidad.

Este es el origen de ahuecar las calabazas. Aunque en un principio fuesen nabos, pues las calabazas no fueron traídas a Irlanda hasta la colonización de América, los irlandeses las prefirieron por su facilidad de vacío. La finalidad de su iluminación varía según la región; unos lo hacen para iluminar la casa para que sus seres queridos ya fallecidos las puedan encontrar, mientras otros las iluminan para que el espíritu de Jack no llame a su puerta.

Síguenos por @800noticias