Fiscalía confirma que presunto terrorista de estación es marroquí de 36 años | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

La Fiscalía federal belga confirmó este miércoles que el presunto terrorista que hizo estallar anoche una pequeña carga explosiva en la estación Central de Bruselas y que fue abatido por militares es un marroquí de 36 años vecino del barrio bruselense de Molenbeek.

El portavoz del Ministerio público Eric Van der Sypt confirmó también en rueda de prensa que la maleta que detonó el atacante llevaba “clavos y pequeñas botellas de gas”, pero que no portaba ni armas de fuego ni cuchillos, ni tampoco un cinturón con explosivos, como apuntaron medios locales en un primer momento.

Actuación policial

Más temprano la Policía belga registró el domicilio del supuesto terrorista de la estación Central de Bruselas. La intervención tuvo lugar en el barrio bruselense de Molenbeek, barrio conocido por haber servido de cobijo de presuntos terroristas en el pasado, muy cerca del límite con el barrio de Anderlecht.

La agencia Belga asegura que no figuraba en casos de terrorismo aunque sí era conocido por la Justicia por tráfico de drogas, según fuentes gubernamentales, mientras que el diario flamenco “De Tijd” apunta a que estaba fichado por delitos sexuales.

La Fiscalía federal informará hoy en una rueda de prensa sobre detalles de la investigación.

Hacia las 20.30 (18.30 GMT) del martes se produjo una pequeña explosión en la estación de trenes más céntrica de la capital belga y el presunto autor fue neutralizado por militares que patrullaban la zona.

Poco después la Fiscalía confirmó que el supuesto atacante murió a causa de las heridas y su cadáver fue levantado esta mañana, constató Belga.

El primer ministro belga, Charles Michel, aseguró hoy que “no nos vamos a dejar intimidar por los terroristas”, y dejó claro que las autoridades harán lo necesario para garantizar la seguridad.

El ministro del Interior, Jan Jambon, pidió en una entrevista con la cadena pública flamenca VRT “no caer en un Estado policial”, pero por el momento las autoridades han decidido incrementar la presencia policial en las calles de la capital, en especial entorno a las estaciones de tren y metro.

“Hemos pasado de refilón por un atentado que podría haber sido mucho más importante”, dijo por su parte el ministro belga de Exteriores, Didier Reynders, quien añadió que “vamos a ver ahora qué sistema de seguridad es todavía posible, porque el riesgo cero no existe”.

Para el viceprimer ministro, Kris Peeters, los militares “estaban en el lugar, donde debían estar”, en el momento del incidente.

El órgano de coordinación para el análisis de las amenazas (OCAM) confirmó que el nivel de alerta se mantiene en tres sobre cuatro, lo que significa que un atentado es “posible y probable”. EFE

Síguenos por @800noticias