PESE A RIESGOS| Demanda de aumento de glúteos ha aumentado 30% | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

Con información de www.Dmedicina.com

El aumento de glúteos es una intervención cada vez más popular y demandada en España. Mujeres con voluptuosos traseros y curvas protagonizan los videos musicales de las canciones de moda, mientras que famosas como Kim Kardashian y la rapera Nicky Minaj han hecho de su retaguardia su seña de identidad. Incluso se dice que la modelo brasileña Gisele Bünchen ha sido la última en probar la llamada “gluteoplastia de aumento” en sus carnes.

Gracias a esta difusión, no es extraño que la demanda de este tipo de cirugía haya aumentado hasta un 30 por ciento en los dos últimos años. Desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Reparadora de España (Secpre) recuerdan que, pese a la popularidad de esta intervención, no podemos olvidar la complejidad que conlleva.

¿Qué y quiénes lo demandan?

El perfil del solicitante de esta cirugía es fundamentalmente femenino. Según Jesús Benito, vicepresidente de Cirugía Estética de la Secpre, son mujeres que no buscan conseguir glúteos muy grandes, sino una remodelación de del contorno corporal, asesorándose por un cirujano plástico que respete la proporcionalidad del cuerpo.

“Los hombres que se someten a este tipo de cirugía es un porcentaje mínimo que busca ganar masa muscular proporcional al resto del cuerpo, que trabajan en el gimnasio”, asegura Benito.

Tanto en hombres como mujeres, el demandante suele tener alrededor de 30 años. El experto no recomienda someterse a la operación antes de la juventud ni tampoco si existen enfermedades concomitantes o se tiene unas expectativas poco realistas.

¿En qué consiste?

La implantación de prótesis y la infiltración de grasa propia del paciente son las dos técnicas quirúrgicas más empleadas en este tipo de intervención. La combinación de ambas permite la proyección y empuje que da el implante con el volumen y superficie que proporciona la grasa.

Se trata de una intervención de unos 90 minutos de duración en la que se puede usar anestesia general o epidural y requiere hospitalización de dos días.

Implantación

Desde Secpre explican que, en función del volumen que se pretenda alcanzar, se optará o bien por implantar la prótesis por encima del músculo subcutáneo, que permite obtener más volumen, o bien por su colocación debajo del mismo.

Jesús Benito detalla: “La incisión se lleva a cabo en el pliegue interglúteo, un poco por arriba del coxis. Se hace un túnel subcutáneo hasta que se ve el músculo glúteo mayor y se hace un bolsillo dentro del mismo. La prótesis irá dentro del músculo, completamente cubierta”.

Infiltración de grasa autóloga

La infiltración de grasa autóloga consiste en realizar primero una liposucción para efectuar luego una transferencia de la grasa obtenida con ella al tejido subcutáneo del glúteo. La ventaja de esta técnica es que el efecto logrado con la infiltración de grasa en el glúteo, sumado al de la liposucción previa, potencia la forma deseada de la nalga.

Recomendaciones

El cirujano advierte de que el postoperatorio del aumento de glúteos es incómodo y requiere al menos una semana antes de poder realizar una vida más o menos normal. “Hay que tener en cuenta que el músculo duele y que el glúteo se usa para prácticamente todo (estar sentado, levantarse, mantener la posición erguida…)”, razona Benito. Los puntos se retiran a los diez días y se recomienda no hacer ejercicio físico durante 6 semanas.

Aunque este tipo de cirugía no suele presentar complicaciones, Benito reconoce que puede haber sangrado, infección o desplazamiento del implante (en este caso, si el paciente realiza ejercicio durante las primeras semanas. No obstante, el médico asegura que se trata de una cirugía “extraordinariamente segura con un bajísimo índice de complicaciones”.

En cualquier caso, desde Secpre recomiendan a cualquier interesado en someterse a una glutoplastia, consultar con un profesional con un título oficial de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Por otra parte, Benito advierte de la “necesidad de evitar a toda costa cualquier infiltración de silicona líquida en los glúteos, dado que se trata de un producto no aceptado por la comunidad médica ni por ninguna asociación de Cirugía Plástica y su uso puede entrañar un riesgo grave para la salud del paciente”.

Respecto a los implantes, el experto explica que no requieren recambio, aunque se recomienda vigilarlos mediante resonancia magnética cada cierto tiempo.

Síguenos por @800noticias