Era holandes periodista que murió por disparos de un francotirador yihadista en Sirte | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

El fotoperiodista de nacionalidad holandesa Jeroen Oerlemans murió hoy en la ciudad Libia de Sirte tras ser supuestamente alcanzado por un francotirador de la Rama Libia del grupo yihadista Estado Islámico, informaron a Efe fuentes medicas.

Mohamad Ajnuf, médico del hospital de campaña levantado en esa ciudad del Mediterráneo, aseguró, en un principio, que el reportero se llamaba Alessio y era de nacionalidad italiana, información que corrigió una hora después.

Según su relato, el fotógrafo recibió una herida mortal cuandoe estaba cerca del llamado “distrito uno” y nada se pudo hacer por salvar su vida en el hospital de campaña, donde los médicos solo pudieron certificar su deceso.

Lideradas por la ciudad de Misrata, milicias del oeste de Libia afines al llamado gobierno de unidad nacional -apoyado por la ONU- emprendieron en junio pasado una ambiciosa ofensiva para liberar Sirte, en poder de la rama libia del Estado Islámico desde febrero de 2015.

Cinco meses después, unos 200 yihadistas -en su mayoría expertos en explosivos y francotiradores con experiencia en combate en Siria e Irak- resisten aún en el “distrito uno”, un área asomada al mar de unos dos kilómetros cuadrados densa en edificaciones bajas y estrechos callejones.

Los combates se intensificaron hoy en esa zona, y en ellos al menos seis milicianos de la citada alianza perecieron y cerca de medio centenar resultaron heridos, informaron a Efe fuentes medicas en la ciudad.

Según las mismas, los enfrentamientos estallaron tras un ataque aéreo en el corazón de la urbe.

“Los cadáveres de diez terroristas del Daesh (acrónimo en árabe para referirse a la organización yihadista Estado Islámico) quedaron tirados en las calles” del “distrito uno”, el único aún en poder de los fanáticos islamistas, indicaron, por su parte, responsables castrenses.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 fuerzas multinacionales ayudaran a los rebeldes a derrocar la dictadura de Muamar al Gadafi.

Cinco años después, dos gobiernos, uno en Trípoli (oeste) y otro en el Tobruk (este) luchan por hacerse con el poder y el control de los recursos petroleros con ayuda de decenas milicias que cambian a menudo de bando.

De la situación se han beneficiado grupos yihadistas como la rama libia del Estado Islámico, Boko Haram o la organización de Al Qaeda en el magreb Islámico (AQMI) que han penetrado y extendido su influencia en el país. EFE

Síguenos por @800noticias