Pakistán en el punto de mira del presidente afgano tras atentados en Kabul | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

El presidente afgano, Ashraf Ghani, acusó el lunes por primera vez al vecino Pakistán de enviar un mensaje “beligerante” a su país, tras una serie de atentados de los talibanes en Kabul que ponen en entredicho la vuelta al diálogo de paz con los insurgentes.

Tras su llegada a la presidencia en septiembre, Ghani se desmarcó de su predecesor Hamid Karzai al iniciar un acercamiento con Islamabad para tratar de poner fin a la rebelión talibán que castiga a Afganistán desde 2001.

Pero en una rueda de prensa organizada el lunes poco después de un nuevo atentado de los talibanes en Kabul que dejó cinco muertos, el jefe de Estado lanzó una dura crítica al país vecino: “Esperábamos la paz, pero lo que nos llega de Pakistán es un mensaje beligerante”.

Según Ghani, los ataques en Kabul prueban que Pakistán sigue albergando “campos de entrenamiento de kamikazes y fábricas de bombas”. “Si nuestro pueblo sigue siendo asesinado, nuestra relación con Pakistán perderá su sentido”, advirtió.

“¿Qué haría el gobierno pakistaní si la masacre de Shah Shahid (atentado que el jueves por la noche dejó 15 muertos) se hubiera producido en Islamabad y los responsables estuvieran en Afganistán?”, preguntó.

Pakistán, que impulsó la insurrección de los talibanes en los años noventa, es frecuentemente acusado de continuar jugando a dos bandas, algo que Islamabad niega y afirma querer apoyar la reconciliación afgana.

Como prueba de buena fe, en julio organizó las primeras negociaciones de paz directas entre los talibanes y el gobierno afgano, pero tras el anuncio de la muerte del mulá Omar, las negociaciones han sido aplazadas sine die.

Los observadores del conflicto afgano creen que esta ola sangrienta de atentados podrían servir al mulá Mansur para consolidar su autoridad y persuadir a los escépticos de su determinación a continuar la yihad en la misma línea que el mulá Omar.

 

Nuevo atentado en Kabul

El último atentado suicida de los rebeldes talibanes se produjo cerca del aeropuerto de Kabul el lunes y dejó al menos cinco civiles muertos y una decena de heridos.

El ataque “mató a cinco civiles y dejó 16 heridos, entre ellos niños”, según Ebadulah Karimi, portavoz de la policía de Kabul. “El atentado estaba destinado a dejar numerosas víctimas civiles”, aseguró.

El ministerio del Interior afgano confirmó el balance y calificó el atentado de “acto odioso contra los valores de la humanidad”.

La explosión tuvo lugar al principio de la tarde (hacia las 8H10 GMT) en la carretera a menudo congestionada del aeropuerto, cuyo acceso está salpicado de controles militares.

Según un responsable del aeropuerto internacional de la capital afgana, que prefirió mantener el anonimato, todos los vuelos han sido suspendidos, al menos “en las próximas horas”. Y la autoridad paquistaní de la aviación civil anunció que los vuelos previstos entre Kabul y Afganistán también estaban suspendidos por el ataque

La reivindicación del ataque llegó a la AFP por Zabihulah Mujahid, portavoz habitual de los insurgentes islamistas, quien indicó que los objetivos eran “dos vehículos de las tropas extranjeras”.

Los soldados de la OTAN pero también y sobre todo la policía y el ejército afgano son los principales objetivos de los talibanes tras la caída del régimen en 2001, aunque los civiles son las principales víctimas de la violencia. Según la ONU, 1.592 civiles murieron y 3.329 resultaron heridos en los seis primeros meses del año.

Los talibanes son responsables de al menos otros dos ataques mortales en Kabul, uno de los cuales mató a 27 personas frente a la academia d policía el viernes, en el marco de la primera ola de ataques de envergadura desde la designación de un nuevo jefe de los talibanes, el mulá Ajtar Mansur, en reemplazo del difunto mulá Omar.

 

AFP

Síguenos por @800noticias