Obama recibe al presidente de Afganistán para partir sobre nuevas bases | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Washington, Estados Unidos |AFP. Barack Obama recibe esta semana a su par afgano Ashraf Ghani con el propósito de partir sobre nuevas bases, a pesar de que entre los dos países sigue habiendo espinosos temas pendientes: el calendario de retiro de las tropas estadounidenses, la ayuda financiera e incluso la reconciliación con los talibanes.

Para esta primera visita del presidente Ghani cerca de seis meses después de su elección, la Casa Blanca insiste en que se ha producido una evolución en sus relaciones con Kabul, y subraya el marcado contraste entre el actual mandatario y su predecesor Hamid Karzai.

“La relación es claramente mejor, hay más cooperación”, dijo Jeff Eggers, asesor de Obama para Afganistán y Pakistán.

Ghani, que conoce de memoria Washington pues trabajó 15 años para el Banco Mundial en la capital estadounidense, multiplicó las señales positivas al acercarse su viaje.

El domingo subrayó los “intereses comunes” entre ambos países y rindió homenaje a los militares estadounidenses por su papel en el terreno durante 13 años: “aprendieron a conocer nuestros valles, nuestras montañas. Estuvieron presentes a nuestro lado”, dijo a la CNN.

Tras una cena el domingo con el secretario de Estado John Kerry, Ghani inicia el lunes, con el primer ministro afgano Abdulá Abdulá, una verdadera maratón de cuatro días, otras tantas oportunidades, según el gobierno estadounidense, de facilitar “un nuevo comienzo” en las relaciones bilaterales.

El lunes por la mañana visitará el Pentágono, y luego partirá hacia Camp David para una serie de citas sobre el tema de la seguridad. El martes irá a la Casa Blanca, al día siguiente hablará ante el plenario del Congreso y el jueves estará en Nueva York para mantener reuniones en las Naciones Unidas.

Obama se comprometió hace tiempo a un retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán antes de fines de 2016, hacia la finalización de su segundo mandato. Pero numerosos altos funcionarios afganos reclaman en privado que los soldados norteamericanos, que hoy llegan a unos 10.000, se mantengan más allá de esa fecha.

La Casa Blanca se maneja actualmente con una actitud “flexible” en relación al ritmo de retiro de sus tropas y sobre todo del cierre de sus bases en el país. Pero la fecha límite de “fines de 2016 (…), comienzos de 2017 (…) no ha cambiado”, asegura  Josh Earnest, portavoz del presidente estadounidense.

– El EI, el gran convidado de piedra –

La visita comprende igualmente un aspecto económico, “pero no hay que esperar de ella el anuncio de un desbloqueo de nuevos fondos para Afganistán”, señaló Dan Feldman, representante especial estadounidense para Afganistán y Pakistán.

En el plano político, Washington admite avances “lentos pero cuantificables” con Kabul.

Preocupado por ganar puntos ante Estados Unidos, Ghani publicó en la noche del sábado una nueva lista de 16 nombres para completar su gobierno, con el fin de alejar los temores de las potencias occidentales, que veían en la lentitud demostrada por el presidente afgano en ese terreno el peligro de una nueva fase de inestabilidad política en el país.

Pero queda mucho por hacer. La crucial cartera de Defensa sigue vacante, cuando se acerca la llamada “estación de combates” con los talibanes. Ghani reconoció el sábado que al país le espera “una primavera difícil”. Estas últimas semanas los dirigentes afganos multiplicaron los contactos en la región para crear las condiciones de una nueva negociación con los talibanes.

Desde su llegada al gobierno, en septiembre, Ghani ha puesto el acento en mejorar las relaciones con el vecino Pakistán, un socio clave en este proceso. Feldman saludó esta evolución, que puede llevar a “una mayor estabilidad en la región”.

Los talibanes afganos continúan planteando sus propias condiciones para una acuerdo de paz, como el retiro total de las tropas extranjeras, en su gran mayoría estadounidenses.

Los yihadistas del Estado Islámico (EI) estarán presentes también, indirectamente, en las negociaciones. Numerosos observadores temen que un retiro de las tropas occidentales favorezca al EI, teniendo en cuenta la persistente inestabilidad en amplias franjas del territorio afgano.

Ghani reconoció esta amenaza al subrayar que el EI, “una de las organizaciones que cuenta con mayor financiación”, se caracteriza por “devorar a sus competidores”.

Síguenos por @800noticias