Obama anuncia públicamente su desacuerdo de fondo con Netanyahu | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Washington, Estados Unidos |AFP. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el martes que su discrepancia con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, sobre cómo alcanzar un acuerdo de paz en Medio Oriente era de fondo pero no personal.

En una subida de tono bastante inhabitual en las relaciones entre los dos aliados tradicionales, Barack Obama dijo el martes que ve como un “desafío sustancial” el proceso de paz entre Israel y los palestinos, debido a sus diferencias con el primer ministro israelí.

La reciente campaña electoral israelí exasperó por diversas razones al gobierno estadounidense.

Para hacerse elegir, Netanyahu prometió que no iba a haber un estado palestino, que Jerusalén nunca sería la capital de un estado palestino, que iba a continuar con la colonización y esgrimió el peligro de un voto masivo de los árabes israelíes.

Después de la victoria, Netanyahu intentó matizar sus declaraciones sobre la creación de un estado palestino y el lunes dijo que lamentaba haber herido la sensibilidad de los árabes israelíes.

Pero el mal ya estaba hecho.

Obama anunció su intención de revaluar su postura sobre Israel ante la ONU, donde el apoyo de Estados Unidos es crucial.

“Tengo una relación de trabajo con el primer ministro”, israelí dijo Obama el martes a periodistas en una rueda de prensa conjunta con el presidente afgano, Ashraf Ghani.

“Él está representando los intereses de su país de la forma que cree que tiene que hacerlo, y yo estoy haciendo lo mismo. Pero esto no se trata de un asunto de relaciones entre dirigentes”, explicó.

“Se trata de un desafío muy claro y significativo. Nosotros creemos que dos Estados es la mejor solución en aras de la seguridad de Israel, las aspiraciones de los palestinos y la estabilidad regional”, añadió.

“Es nuestro punto de vista y seguirá siéndolo. Y el primer ministro israelí tiene otra visión”.

Desde su victoria en las elecciones del 17 de marzo, no pasa un día sin que Washington no encuentre un motivo para irritarse contra la retórica de Netanyahu.

– “Israel no espía a Estados Unidos”-

“El carácter público de la mutua hostilidad” entre Obama y Netanyahu “representa el punto más bajo de la relación”, opinó Jonathan Rynhold, autor de un libro sobre las relaciones entre Estados Unidos e Israel.

“Creo que nunca hubo críticas personales tan violentas en público”, agregó Rynhold en diálogo con la AFP.

Sin embargo, las tensas relaciones entre Benjamín Netanyahu y la Casa Blanca podrían complicarse aún más, después de que la prensa afirmara que Israel espió las negociaciones de las grandes potencias con Irán sobre el programa nuclear iraní.

El diario estadounidense Wall Street Journal afirmó en su edición del martes, citando a un alto funcionario estadounidense, que Israel robó secretos de Estados Unidos.

Israel transmitió esos secretos a congresistas estadounidenses contrarios a las negociaciones para que los utilizaran contra los esfuerzos diplomáticos de la Casa Blanca y del departamento de Estado, afirmó el diario.

Israel desmintió inmediatamente esa información, que tildó de “contraria a la verdad”.

“Una cosa es que Estados Unidos e Israel se espíen mutuamente. Pero otra cosa es que Israel robe secretos de Estados Unidos y los comparta con legisladores estadounidenses para sabotear la diplomacia estadounidense”, escribe The Wall Street Journal, citando a un alto funcionario estadounidense.

La diplomacia estadounidense rechazó alimentar la polémica. Evitando comentar las revelaciones del diario, Jennifer Psaki, la portavoz del departamento de Estado aseguró el martes que “ya expresamos en el pasado nuestras preocupaciones en cuanto a las filtraciones de informaciones sensibles. Y tomamos medidas para que las negociaciones permanezcan confidenciales”.

“Pero tenemos discusiones en curso con Israel, discusiones que continúan”, agregó.

Varios funcionarios israelíes desmintieron categóricamente, afirmando que Israel no espía más a su gran aliado estadounidense desde los compromisos asumidos hacia Washington luego del sonado precedente de Jonathan Pollard, un analista de la marina estadounidense condenado en 1987 a prisión perpetua en Estados Unidos por espionaje a favor de Israel.

“Israel no espía a Estados Unidos, punto final”, dijo Youval Steinitz, ministro de Información en el gobierno saliente de Netanyahu.

“Obtuvimos nuestras informaciones de otras fuentes, no de Estados Unidos. Las instrucciones han sido claras desde hace décadas: no espiamos a Estados Unidos, directa o indirectamente”, dijo el ministro saliente de Asuntos Extranjeros Avigdor Lieberman.

“Hay suficientes participantes en estas negociaciones, incluidos los iraníes”, insistió el ministro dando a entender que las filtraciones podían tener otro origen.

El presidente israelí, Reuven Rivlin, designará el miércoles por la noche al candidato elegido para formar gobierno, que previsiblemente será Netanyahu.

Síguenos por @800noticias