Nueva Zelanda, el gran favorito al título del Mundial-2015 | 800Noticias
800Noticias
Deportes

AFP | Los All Blacks neozelandeses, vigentes campeones mundiales, son los grandes favoritos a llevarse el título de la Copa del Mundo de Inglaterra-2015 de rugby, con la meta de convertirse en el primer país en retener una corona planetaria.

Desde la creación del Mundial, los neozelandeses se han coronado en dos oportunidades, en la primera edición de 1987 y en la última de 2011, siempre en su tierra, por lo que el objetivo ahora será construir un nuevo imperio en otro reino por primera vez en su rica historia.

Pese a llegar como grandes candidatos a todas las ediciones, a los All Blacks se les suelen aparecer fantasmas que le impiden extender al torneo mundial su amplia supremacía durante las usuales ventanas del rugby.

El peor recuerdo data de la Copa de 2007, cuando cayeron en cuartos de final en Cardiff frente a Francia (20-18), en uno de los reveses deportivos más recordados en el país donde el deporte rey no es el fútbol sino el rugby.

“Este equipo necesita grandes desafíos”, afirma su seleccionador Steve Hansen. “Somos los número uno del mundo desde hace un buen tiempo y no podemos conformarnos con lo que hacemos habitualmente”, añadió, aludiendo al apetito voraz de sus hombres a la hora de buscar nuevos récords y desafíos.

– Cuatro años de dominio –

De todos modos, sus adversarios están a la espera de poder eliminar a los All Blacks, como lo hicieron el 8 de agosto en Sídney los Wallabies en el Rugby Championship (27-19) que dejó sin título a los hombres de negro.

Ese duelo resultó una señal de alarma para un equipo acostumbrado a una borrachera de triunfos.

Desde su consagración en el Eden Park de Auckland hace cuatro años ante los franceses (8-7), Nueva Zelanda gozó de un balance casi inmaculado: apenas concedieron tres derrotas (ante Inglaterra en 2012, Sudáfrica en 2014 y Australia en 2015) y dos empates (Australia en 2012 y 2014), frente a 42 victorias, muchas de ellas con marcadores temibles.

Incluso en los días flojos, el equipo liderado por el capitán Richie McCaw (142 selecciones, récord absoluto) tiene una velocidad crucero que le permite salir con la frente en alto, como ocurrió ante Irlanda (24-22) en noviembre de 2013) o más recientemente ante Sudáfrica (27-20) en julio de 2015, apelando a su experiencia en la recta final de los partidos.

Este éxito estructural de Nueva Zelanda se apoya en su potencial humano, técnico y financiero, en una isla de 4,5 millones de habitantes apasionados por la ovalada.

Con una población 15 veces menor a Francia, a los All Blacks no se les acaba la reserva de talentos.

La generación de McCaw, Carter, Nonu, Mealamu, que van a disputar su última Copa del Mundo seguramente, ya tiene el relevo prácticamente asegurado al mismo nivel, con el medioscrum Aaron Smith, del segunda línea (y mejor jugador mundial en 2014) Brodie Retallick y el ala Julian Savea.

Pero también están en un segundo plano y con expectativas de estallar durante Inglaterra-2015 hombres como Nehe Milner-Skudder, Waisake Naholo o Malakai Fekitoa.

Ese talento también recibe el enorme apoyo de un estilo y sistema de juego que persiguen todos los equipos del país y los baby All Blacks: juego de mano completo y pragmático, conquista y ocupación en primera línea, así como la potencia física para taclear, robar y contragolpear.

En síntesis, casi la perfección en el rugby. Sus primeras víctimas, seguramente, serán sus rivales del grupo C (Argentina, Tonga, Georgia y Namibia), hasta que la exigencia comience a subir en cuartos de final, donde le podría aparecer otra vez en Cardiff su bestia negra en Copa del Mundo, Francia.

Síguenos por @800noticias