Nueva agenda en la OEA frente al problema de Venezuela | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

El próximo martes el uruguayo Luis Almagro asumirá la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) y con ella el problema que ha generado Venezuela a la organización, para el que tiene una “nueva agenda de diálogo”.

Venezuela ha marcado la agenda del organismo desde los enfrentamientos dialécticos entre el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013) y el colombiano Álvaro Uribe (2002-2010), o las recurrentes acusaciones por parte del primero de injerencismo estadounidense en Venezuela.

Frente al paso marcado desde Caracas por Chávez, el secretario general saliente, José Miguel Insulza, respondió la mayoría de veces durante su década al frente del organismo con llamados al diálogo o con declaraciones pocas veces del gusto del país bolivariano.

Esta estrategia es compartida por Almagro aunque, según aseguró el día de su elección, el pasado 18 de marzo, impulsará una “nueva agenda de diálogo” entre Venezuela y la OEA.

Venezuela ha acusado al organismo en varias ocasiones de estar al servicio de los intereses estadounidenses por, entre otros motivos, tener su sede en Washington, uno de los argumentos contra los que se han topado los diversos llamados al diálogo desde la OEA durante la época de Insulza.

Además el país caribeño ha impulsado en los últimos años otros organismos de integración regional como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) o la Alianza Bolivariana para los pueblos de América (Alba), foros que comulgan más con las ideas del actual Gobierno.

Sin embargo, la OEA sigue siendo el único organismo regional que reúne a todos los países del continente, con la única excepción de Cuba.

A esas entidades regionales, y no a la OEA, acudió el actual presidente venezolano, Nicolás Maduro, cuando la situación interna del país necesitó de la visita de un organismo internacional, como, por ejemplo, tras las elecciones de abril de 2013, las protestas antigubernamentales de febrero de 2014 o los posteriores diálogos con la oposición.

La propuesta de que una delegación de la OEA viajase a Venezuela para constatar directamente las quejas opositoras o de parte de la ciudadanía fueron rechazadas por el Ejecutivo y calificadas de injerencistas.

Uno de los momentos de mayor tensión tuvo lugar en marzo del año pasado cuando Panamá, a raíz de las protestas de febrero en Venezuela, solicitó a la OEA una reunión para abordar la situación, petición que llevó a Caracas a romper relaciones con el país del istmo.

Maduro tildó entonces de “moribunda” a la OEA y dirigiéndose directamente a Insulza le instó a “quedarse quieto” y rechazó la llegada de una misión del organismo al país.

Fuente: El Nacional

Síguenos por @800noticias