Miles de manifestantes son esperados en Baltimore contra la brutalidad policial | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Baltimore, Estados Unidos | AFP | Miles de manifestantes eran esperados el sábado en Baltimore (este Estados Unidos) para denunciar la brutalidad policial y exigir justicia por Freddie Gray, un joven negro que murió después de ser arrestado y por el cual seis policías han sido inculpados.

Se prevé la participación de unas 10.000 personas en esta empobrecida ciudad portuaria, escenario de protestas casi cotidianas desde la muerte de Gray el 19 de abril pasado producto de una lesión grave durante su traslado una semana antes en un vehículo policial sin cinturón de seguridad y con las manos y pies esposados.

La Guardia Nacional, llamada para reforzar la seguridad desde que estallaron los disturbios el lunes, el día del funeral del joven, prevé desplegar casi 3.000 efectivos el sábado “para garantizar la calma en Baltimore”, indicó en su cuenta Twitter.

Seis policías de la ciudad -tres blancos y tres negros- fueron inculpados el viernes por la muerte de Gray, una decisión anunciada para sorpresa general por la fiscal de Maryland, Marilyn Mosby.

Suspendidos de sus funciones pero con goce de salario, los seis uniformados fueron interrogados antes de ser liberados la noche del viernes con fianzas de entre 250.000 y 350.000 dólares, según indicó este sábado el diario The Baltimore Sun.

Los policías serán presentados por primera vez ante la justicia el 27 de mayo, según el tribunal de Maryland.

Las inculpaciones fueron celebradas por la familia de la víctima: “Agradecemos a la fiscal y a su equipo por su coraje sin precedentes, y su respuesta mesurada y profesional a esta crisis”, declaró el abogado William Murphy en nombre de los Gray.

– “Conflicto de intereses” –

En el barrio de Baltimore más golpeado por la violencia del lunes, los habitantes recibieron con alegría la decisión de la fiscal.

“Hace mucho que esperábamos eso”, declaró Dexter Dillard, de 47 años, en la esquina de las calles West North y Pennsylvania, donde un supermercado fue saqueado e incendiado durante en los peores disturbios en Baltimore desde los años 1960.

Por su parte, el abogado del sindicato de policías denunció la decisión de la fiscal como precipitada.

“Jamás vi tal afán de juzgar”, denunció Michael Davey, un expolicía y miembro de la Orden Fraternal de la policía de Baltimore, que representa a los seis inculpados. El sindicato también escribió un carta abierta a la fiscal Mosby (una mujer negra que se presentó como hija y nieta de agentes policiales), denunciando “conflictos de interés” en este caso y reclamando un “fiscal especial independiente”.

“Esos conflicto de interés incluyen su relación personal y profesional” con el abogado de la familia Gray, William Murphy, señala la carta.

Según la investigación y la autopsia, Gray murió de una “herida que fue fatal para él cuando el no usaba cinturón de seguridad en la van de la policía donde fue subido” y que paró tres veces, detalló Mosby en una conferencia de prensa.

El joven “sufrió una lesión grave y potencialmente mortal en el cuello, debido al hecho de que tenía las manos atadas y los pies esposados”, pero no llevaba cinturón cuando el vehículo policial circulaba.

Según Mosby, los policías “no pudieron proporcionar ninguna justificación” sobre el arresto y por ello tres policías serán imputados por haberlo arrestado “ilegalmente”.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, afirmó “creer en la justicia penal” y “exhortó a todos a continuar comportándose de manera pacífica”.

El presidente, Barack Obama, deseó el viernes que sea aclarada la muerte del joven. “Los habitantes de Baltimore quieren, más que cualquier otra cosa, la verdad. Es también lo que todos esperan en todo el país”, recalcó el mandatario.

A raíz de este hecho, se organizaron otras manifestaciones en varias ciudades del país como Nueva York. En la costa oeste, hubo episodios de violencia y decenas de arrestos en Oakland y Seattle.

El drama en Baltimore y varios casos recientes de afrodescendientes abatidos por policías, como en Ferguson (centro), reavivaron tensiones raciales latentes en Estados Unidos entre la comunidad negra y los uniformados.

En la gran mayoría de los casos, los policías no han sido juzgados.

Síguenos por @800noticias