Microsoft explica su visión del mañana | 800Noticias
800Noticias
Tecnología

fuente: elespectador.com

En un escenario a reventar, lleno de desarrolladores de software de todo el mundo (las personas encargadas de crear las innovaciones que definen la utilidad del hardware), el primer gran aplauso se lo llevó una regla.

Después de mencionar que tres millones de personas utilizan esferos digitales para escribir en pantallas y que el 32 % de éstas lo hacen por más de tres horas al día, Bryan Roper admitió que persiste un problema en la tecnología: la integración con el mundo real es torpe. Pese a que ya llevan varios años en el mercado de las tabletas y otros dispositivos con esferos digitales, la experiencia no supera la practicidad de utilizar un lapicero y un papel tradicionales. Microsoft quiere cambiar eso y en San Francisco demostró cómo lograrlo: mejor reconocimiento y una regla.

Lo primero se refiere a la capacidad tecnológica de sus dispositivos para entender lo que los usuarios quieren lograr. En el caso particular demostrado, además de permitir que alguien escriba a mano sobre la pantalla, el sistema entiende el mensaje y hace algo al respecto. Si escribimos, por ejemplo, “almuerzo con mamá mañana”, Cortana, la asistente digital que Microsoft quiere poner en todas partes ofrece crear una cita en el calendario. La idea no es nueva, pero la velocidad en la ejecución (que usualmente es lenta) da esperanzas.

Por eso la regla fue la sensación. Mostrando lo que se puede hacer con los esferos digitales, Microsoft utilizó un video de Adobe (los creadores de Photoshop) donde la app ofrece distintos tipos de reglas para utilizar. Ver cómo la pantalla reconoce los dedos del usuario y mueve la regla en tiempo real como si fuese de verdad es impresionante.

El énfasis en los esferos digitales demuestra que Microsoft siente que el futuro de la tecnología depende de su capacidad de entender los detalles del mundo real. Build 2016 es una conferencia anual (este año celebrada en San Francisco, del 30 de marzo al 1° de abril), en la que el gigante tecnológico les muestra a los desarrolladores sus planes. En últimas, es el encuentro entre quienes están llamados a construir el futuro, al menos desde la visión Windows. El mensaje fue claro: volvamos a lo básico porque el cambio de paradigma que se viene tiene cuestiones importantes que considerar.

Satya Nadella, director de la compañía, empezó el evento contextualizando esa situación con tres preguntas: “¿La tecnología está ayudando al crecimiento económico o estamos estancados? ¿La tecnología está empoderando a las personas o las está desplazando? ¿La tecnología está mejorando o dañando nuestra privacidad?”. No son cuestiones menores. Cortana, por ejemplo, es un sueño ambicioso sobre el rol de la inteligencia artificial en nuestras vidas. En el mejor de los casos (y esto es lo que Microsoft mostró en Build), servirá como una compañía permanente que conoce todos los aspectos de nuestra rutina y nos ayuda a organizarla. Pero son muchos los retos.

El primero es tecnológico. Nadella insistió en que quiere que todos los productos de Microsoft entiendan que su interfaz de uso es la comunicación humana. A medida que avancen los dispositivos, el objetivo es hablar con ellos y, especialmente, que ellos entiendan. “Como industria, estamos en la cúspide de una nueva frontera que une el poder del lenguaje humano natural con inteligencia automática avanzada”, dijo el ejecutivo. Lograrlo no es fácil. Por eso la regla fue objeto de emoción: demuestra que hay forma para que las particularidades del mundo real puedan replicarse de manera adecuada en un entorno digital.

Aunque con la inteligencia artificial son muchas las preocupaciones. Nadella mencionó a Tay, un bot que Microsoft creó en Twitter y que en menos de un día, gracias a que aprende de sus interacciones con las personas que usan esa red social, empezó a enviar mensajes violentos (“Hitler tenía razón y odio a los judíos”, fue uno de los peores). “Necesitamos principios para saber cómo desarrollar tecnologías que aporten”, dijo el director. El tema es de particular importancia para Microsoft, porque su futuro está en las relaciones entre programas inteligentes.

Además de Cortana, que la compañía ve como la maestra de ceremonias, se mostraron cómo las distintas app pueden crear bots que interactúen con los usuarios y hagan todo de manera automática. Así, por ejemplo, si por Skype hablamos de un viaje a futuro, Cortana nos preguntará si quiere que haga reservaciones en un hotel y nos comunicará con el bot de ese hotel, el cual a su vez nos dará ofertas con base en la información que la misma Cortana ya le dio. En Build 2016 se hicieron reservaciones para un viaje a Irlanda a través de Skype, todo entre bots y el usuario, en menos de tres minutos.

Para garantizar la utilidad de Cortana, Microsoft necesita estar en todas partes. Por eso anunció una serie de herramientas (como una actualización a su Visual Studio, un programa de desarrollo de software) para que, desde Windows, se diseñen aplicaciones en todos los ecosistemas (Android, ios, Mac). En un mundo con tantos dispositivos tan diferentes, el esfuerzo con Windows 10 (que recibirá una actualización gratuita en la segunda mitad de este año) y con toda la plataforma universal de Windows (las herramientas para diseñar aplicaciones) es que algo diseñado para un computador sirva también en un teléfono y una consola de videojuegos (Xbox One, por ejemplo, ahora tendrá un modo para que los desarrolladores prueben en ella sus diseños).

Detrás de todo está su infraestructura de servicios en la nube que recolecta toda la información, la procesa y la utiliza para dotar de inteligencia a Cortana.

Hasta ahora los esfuerzos han dado frutos. Windows 10 tiene más de 270 millones de usuarios activos y ha sido el sistema operativo que más rápido se adoptó en su historia. Entre más fácil sea para los desarrolladores que sus creaciones salgan en todos los dispositivos, más tiempo tendrán para imaginarse formas de hacer más fácil el futuro.

Y eso es clave, porque HoloLens, unos lentes que proyectan las aplicaciones de Windows como hologramas en el espacio físico, a partir de hoy llegará a manos de los desarrolladores. Esa realidad aumentada ya está siendo utilizada, por ejemplo, por la escuela de medicina de la Care Western Reserve University. En el evento mostraron cómo unos estudiantes pueden ver el sistema nervioso como una proyección en tres dimensiones, mientras que un profesor, que se encontraba en otra ciudad, les explicaba sobre los tumores.

Al final del evento, Nadella presentó el proyecto de un desarrollador que es invidente: utilizando la inteligencia artificial de la nube y el software de reconocimiento, creó una aplicación para los lentes inteligentes que le dicen lo que está pasando. Al sentarse en un restaurante y recibir el menú, sus gafas le decían cómo tomarle una foto con el celular y luego le leyeron los platos ofrecidos.

Síguenos por @800noticias