Manchas de Fordyce, ¿en qué consisten? | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

800 Noticias

Las manchas de Fordyce son un problema estético que tiende a confundirse con una enfermedad de transmisión sexual.

Las manchas de Fordyce son pequeños granos de 1 a 3 mm de diámetro. Suelen ser de color blanco, amarillo o color carne. Aparecen en la mucosa bucal, en los labios, en el pene o el escroto y en la vulva. Son muy comunes, tanto en mujeres como en hombres de cualquier edad.

Su nombre se debe a que el dermatólogo John Addison Fordyce fue la primera persona en investigarlas. Las manchas de Fordyce son, en realidad, glándulas sebáceas ectópicas. Se encargan de sintetizar el sebo que lubrica y protege la piel. Normalmente están situadas en la dermis y, por ello, no son visibles. Sin embargo, en este caso, se encuentran en la epidermis.

En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre las manchas de Fordyce.

¿En qué consisten las manchas de Fordyce?

Como ya hemos mencionado, las manchas de Fordyce son glándulas sebáceas ectópicas. Esto quiere decir que son glándulas que se encuentran en la epidermis cuando su posición normal es la dermis. Por ello, al ser la epidermis la capa más superficial de la piel, se muestran visibles.

Son lesiones que no son malignas ni infecciosas. La persona que las padece tiende a pensar que son una infección de transmisión sexual. Sin embargo, estas manchas no tienen relación con el sexo. Por ello, su única repercusión es estética. No suponen un problema para la salud ni son transmisibles.

Normalmente, aparecen durante la pubertad y se mantienen durante toda la vida. Lo cierto es que están presentes desde el nacimiento, pero se hacen más visibles con los años. Por ello, alrededor del 90% se observan en adultos. Sin embargo, suelen disminuir, en parte, con la edad.

Zona íntima de la mujer.

¿Qué síntomas producen las manchas de Fordyce?

Las manchas de Fordyce no producen síntomas graves. Pueden producir picor e irritación en las zonas en las que aparecen. Son la mucosa bucal, los labios, el pene o el escroto y la vulva. Sin embargo, el mayor síntoma que producen es estrés o una baja autoestima.

Esto se debe a que estas manchas suelen confundirse con enfermedades de transmisión sexual. Por eso, es importante saber que no lo son y evitar esta preocupación que puede llegar a avergonzar a la persona e influir en su vida sexual. Las manchas de Fordyce pueden sangrar ligeramente durante el sexo.

Este tipo de lesiones pueden conducir a un trastorno de ansiedad o del ánimo. Especialmente en personas que ya son inseguras y con baja autoestima. Por ello, es importante acudir al médico ante cualquier duda. Él aliviará las preocupaciones sobre estas manchas y, además, ayudará a que comprendas que es un problema meramente estético.

¿Cuáles son sus causas?

Las glándulas sebáceas se encuentran dentro de los folículos pilosos, que están en la dermis. Producen sebo, que es la grasa que ayuda a mantener la piel lubricada y protegida. Esta producción se realiza de manera regular. Sin embargo, en el caso de las manchas de Fordyce, las glándulas se encuentran en la epidermis.

Al no estar en el folículo piloso, el sebo se bloquea y acaba formando pequeñas protuberancias o manchas. Son visibles porque se encuentran en la epidermis, que es la capa más superficial de la piel. De hecho, la explicación de que sean más visibles con la edad es que la epidermis, con los años, va estirándose y haciéndose más transparente.

Por otro lado, el sebo se relaciona con los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Por ello, las manchas de Fordyce se asocian a personas que tienen elevados estos niveles.

tus labios-razones para desmaquillarte

Tratamiento de las manchas de Fordyce

Como ya sabemos, las manchas de Fordyce no son ninguna amenaza para la salud y no necesitan tratamiento. Sin embargo, debido a su repercusión estética, existen algunos tratamientos que permiten eliminarlas. Algunos de ellos son:

  • Método de CO2 o cirugía láser.
  • Terapia fotodinámica.
  • Extirpación con un micropunzón.
  • Ácido bicloroacético.
  • Tratamiento con isotretinoína oral.

Si crees que tienes manchas de Fordyce, lo ideal es que consultes a un dermatólogo. Él realizará las pruebas pertinentes para descartar que se trate de cualquier otra patología. Además, podrá sugerirte el tratamiento más adecuado si te afectan de manera negativa a la autoestima o a tu bienestar.

Con información de Mejor con Salud

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias