Los políticos en Reino Unido mantienen suspendida la campaña para el referéndum | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Los políticos británicos mantienen suspendida de momento la campaña para el referéndum de la próxima semana sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) tras el asesinato ayer de la diputada Jo Cox.

La bandera británica se mantiene a media asta en el Palacio de Westminter, sede del Parlamento, en señal de duelo por la muerte de Cox, elegida diputada laborista por la circunscripción de Batley & Spen (norte de Inglaterra) en las elecciones generales de 2015.

Cox, madre de dos hijos pequeños, fue atacada por un hombre que se le acercó en la calle en su circunscripción de Birstall, en el norte de Inglaterra, cerca de la biblioteca local, donde había celebrado las periódicas reuniones que mantiene con los electores.

Cientos de personas hicieron anoche vigilia en la iglesia de Birstall, y también ante el Parlamento británico, en Londres, informan hoy los medios.

A la iglesia de Birstall acudieron amigos y colegas, entre ellos la diputada laborista Yvette Cooper, mientras que el líder laborista, Jeremy Corbyn, estuvo en la vigilia de Westminster.

El obispo de Huddersfield (norte inglés), Jonathan Gibbs, dijo a los congregados en la capilla de Birstall que Jo Cox “vivió en esta comunidad, vivió con ella y le prestó servicio y, al final, dio su vida por esta comunidad”.

Corbyn había resaltado que Cox era una “colega muy querida” y que todo el país estaba “conmocionado” por lo ocurrido, mientras que el primer ministro británico, David Cameron, calificó el asesinato de “tragedia” y dijo que fue una diputada “comprometida y solidaria”.

En tanto, el diputado conservador Andrew Mitchel, que trabajó con Cox cuando establecieron el grupo de trabajo multiparlamentario sobre Siria, la calificó como una parlamentaria trabajadora y con una “fuerza natural” para hacer las cosas.

Cientos de personas han depositado flores y tarjetas cerca del lugar donde la política laborista perdió la vida.

El asesinato -el primer contra un diputado desde que el Ejército Republicano Irlandés (IRA) matase al conservador Ian Gow en 1990- provocó una gran conmoción en el Reino Unido, sumido en un gran debate sobre si el país debe continuar o no en la UE.

Tras el ataque, la Policía británica detuvo a un hombre identificado como Tommy Mair, calificado por los vecinos como solitario y con problemas de salud mental.

El hombre nunca tuvo un empleo a tiempo completo, aunque ayudaba a los vecinos en labores de jardinería, quienes han relatado que parecía una persona tranquila y solidaria.

Síguenos por @800noticias