Los escándalos de “Popeye”, ex sicario de Pablo Escobar, antes de ser detenido nuevamente | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Agencia

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye”, uno de los más temidos sicarios de Pablo Escobar fue detenido el viernes al presentarse a las instalaciones de la ficalía de Antioquia, en Colombia. Se cierra así un breve periodo de libertad, que había comenzado en agosto de 2014 cuando salió de prisión después de una condena de 23 años.

Sin embargo, su vida fuera de la cárcel no transcurrió con la tranquilidad que hubieran deseado las autoridades, ya que “Popeye” no sólo se dedicó a tareas ilegales como asociación para delinquir y extorsión -por lo que fue nuevamente detenido-, sino que se ha caracterizado por utilizar las redes sociales para amenazas y dichos ofensivos de todo tipo.

El último periodo el ex sicario del cártel de Medellín concentró sus energías contra el candidato a la presidencia de Colombia Gustavo Petro, ex alcalde de Bogotá y ex guerrillero del grupo M-19 (desmovilizado en 1990), para lo que no ahorró mensajes ni amenazas para él y para sus seguidores.


“Maldit@s petristas denuncien mi tw (Twitter). Los odio. Si no me puedo expresar, mi fusil hablará por mí. Cuando comience el dolor y el llanto, no lloren que no habrá compasión. Amo a Colombia y soy un guerrero santo. Y peleo por la familia del No. Dios, cuanto l@s odio”, escribió “Popeye” en una de las oportunidades en las que su cuenta fue bloqueada.

 “Si no me puedo expresar, mi fusil hablará por mí”

Además, en febrero de este año lanzó un polémico tuit: “Si el Comandante Carlos Castaño Gil no mata en 1990 a Carlos Pizarro Leongómez, Colombia hoy sería peor que Venezuela. No tenemos memoria. Hoy Gustavo Petro lidera las encuestas. Compañero de Carlos Pizarro. Las encuestas son una farsa pero son muy peligrosas”. Este mensaje fue interpretado como una incitación a atentar en contra del candidato presidencial Gustavo Petro.

Antes de la campaña electoral colombiana, “Popeye” había publicado un video en el que elogiaba y agradecía a los Ultra Murcia: “Hola amigos de Ultra Murcia, soy John Jairo Velásquez Vázquez, Popeye, el asesino de confianza de Pablo Escobar Gaviria, general de la mafia, alias JJ”.

Ultra Murcia es uno de los grupos radicales más violentos del panorama futbolístico español, tanto dentro como fuera del campo, cuyos miembros se definen ideológicamente como nacional-socialistas. Un numero importante de sus integrantes están imputados en varias causas por diversos delitos graves, especialmente palizas brutales en las noches de los fines de semana.

No era la primera vez que el ex sicario subía un video a YouTube, ya que su actividad en esa red social es muy intensa. En efecto, su canal tiene más de 668.000 suscriptores. Los contenidos por lo general están relacionados con opiniones políticas y con homenajes a Pablo Escobar, como uno en el que riega cerveza sobre la tumba del líder del cártel de Medellín.

Antes de eso, durante la visita que el Papa Francisco hizo a Colombia en 2017, “Popeye” publicó en Twitter que el pontífice estaba ‘loco’ y que “anda con engañadores y está engañando una multitud”.

Otra polémica desatada por el ex sicario ocurrió cuando anunció su candidatura al Senado de la República, aunque sin éxito. En Colombia no pueden ser congresistas las personas que hayan sido condenadas a prisión a menos de que se trate de delitos políticos o culposos, lo cual no aplicaba para él.

Posteriormente, Velásquez fue encontrado en la fiesta narco de los 50 años de Juan Carlos Mesa alias ‘Tom’, quien fue capturado por narcotráfico, lo que puso en riesgo su libertad condicional. Pero, una vez más, “Popeye” no tardó en pronunciarse. En una cadena de tuits, aseguró que “no es delito ir a una fiesta”, para luego agregar que estaba “en el lugar equivocado”.

“Popeye”

Además, calificó como “ratas miserables” a aquellos críticos que exigieron su regreso a prisión, y dijo no sentir miedo de volver a estar tras las rejas.

Sin embargo, lo más llamativo fue que ante la evidencia de esa posibilidad anunció que castigará a la fiscalía a cargo de la investigación quitando su colaboración sobre las causas del cártel de Medellín.

Y luego él mismo posteó una encuesta en la que tuvo un resultado muy negativo: más del 50 por ciento de las 10 mil personas que respondieron querían que volviera a prisión: hoy lo consiguieron. 

Infobae

Síguenos por @800noticias