La UE dispuesta a lanzar operación militar para poner fin a tragedias del Mediterráneo | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Bruselas, Bélgica | AFP | Los líderes europeos comenzaron este jueves una cumbre extraordinaria en Bruselas para evaluar la posibilidad de una operación militar contra los traficantes de personas en Libia y así frenar el flujo de inmigrantes que intentan llegar a Europa cruzando el Mediterráneo.

Entre las propuestas que tendrán sobre la mesa los mandatarios en esta cumbre convocada tras el naufragio del domingo en las costas libias que dejó más de 750 muertos, figura la “captura y destrucción de los buques usados por los traficantes de seres humanos”, según un proyecto de declaración al que tuvo acceso la AFP.

Una fuente diplomática indicó que los Estados miembros se preparaban a aprobar la declaración, que incluye el plan de acción de 10 puntos presentado el lunes por la Comisión Europea. Este plan refleja su disposición a tomar acciones decisivas contra los traficantes que amontonan en barcos desvencijados a quienes huyen de la miseria y los conflictos en África, Medio Oriente y Asia.

Pero el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se mostró prudente al llegar a la cumbre. “Nadie se hace ilusiones. Los problemas no serán resueltos hoy”, dijo subrayando que “lo más difícil” será que los diferentes mandatarios “muestren una real solidaridad” para tratar el problema.

El primer ministro griego Alexis Tsipras pidió “solidaridad” con los países que están “en el frente”. Grecia, así como Italia, Malta y Chipre, son los más expuestos al flujo de inmigrantes que llegan por mar.

El presidente del Consejo italiano, Matteo Renzi, que abogó esta semana por “intervenir” militarmente contra los traficantes en Libia, no hizo declaraciones al llegar.

 

– Un plan minimalista –

“Si no hacemos nada, pienso que este año veremos a medio millón de migrantes atravesar el Mediterráneo y, en ese caso, podrían registrarse potencialmente hasta 10.000 muertos”, advirtió Koji Sekimizu, director de la Organización Marítima Internacional (OMI).

El plan que tienen los mandatarios europeos contempla la “captura y destrucción” de los buques utilizados por los traficantes, pero para ello se debe montar una operación militar, algo inédito en la lucha contra la inmigración ilegal. “Es complicado, necesitará un mandato de la ONU, el acuerdo de un gobierno libio, movilizar medios militares y aceptar las pérdidas humanas”, estiman expertos.

Otra idea que circula, según una fuente diplomática, es obrar en los países vecinos (Egipto, Túnez, Argelia o Marruecos) para evitar que se vendan barcos a los traficantes.

En lo inmediato la UE reforzará las operaciones de vigilancia y rescate en el Mediterráneo duplicando la dotación hasta seis millones de euros por mes de las operaciones Tritón, en Italia, y Poseidón, en Grecia.

Otro de los aspectos del plan, que será debatido por los mandatarios, es proponer la acogida de “al menos 5.000 personas” que ya tengan el estatuto de refugiados y que se encuentran en terceros países, en los Estados de la UE. En particular los refugiados sirios.

Al mismo tiempo, para agilizar el tratamiento de las solicitudes de asilo de los países más expuestos, se propone “relocalizar” sus solicitudes en países con menos demandas.

Mientras que los “migrantes económicos” serán reenviados lo más rápidamente posible a sus países de origen, un aspecto del plan que es blanco de  críticas de las organizaciones humanitarias así como diferentes agencias de la ONU.

Amnistía Internacional consideró este plan como “desgraciadamente y vergonzosamente inadecuado” y “no podrá frenar la espiral de muertes en el mar”, mientras que la Agencia de la ONU para los Refugiados, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos o los organismo de Naciones Unidas para las migraciones consideran el plan como “minimalista”.

 

– Reparar los errores del pasado –

“Espero que pueda elaborarse un plan de trabajo en los próximos días, una hoja de ruta que indique el camino”, dijo la canciller Angela Merkel destacando que “aún falta mucho por hacer”.

Aún no se sabe cómo podría la UE “capturar y destruir” los buques pero lo que está claro para el comisario europeo de Asuntos de Interior, Dimitris Avramopoulos, es que la UE debe “declarar la guerra a los traficantes de seres humanos”.

Estos operan principalmente desde Libia. El país está sumido en el caos desde la caída en 2011 de Muamar Gadafi, con la determinante ayuda de una intervención militar liderada por Francia, entonces dirigida por el conservador Nicolas Sarkozy, y Gran Bretaña, gobernada por el primer ministro David Cameron.

Libia tiene dos gobiernos que se disputan el poder, uno reconocido por la comunidad internacional y otro gestionado por las milicias islamistas de Fajr Libya (Amanecer de Libia), que controlan la capital. Los expertos constatan que los barcos utilizados en los últimos meses necesitan zarpar desde puertos, no se trata de pequeñas embarcaciones capaces de acostar en una playa.

Al llegar a la cumbre el presidente francés, François Hollande, estimó que no se puede resolver el problema “si el mundo se mantiene indiferente a lo que pasa en Libia” y dijo que había que “reparar los errores del pasado” en ese país librado al caos desde la intervención militar occidental de 2011.

Por su parte, el primer ministro británico ofreció desplegar buques militares y helicópteros en el Mediterráneo para ayudar en las operaciones de rescate, “bajo las condiciones correctas”, pero sin recibir a los demandantes de asilo en su territorio.

Síguenos por @800noticias