La Liga de Naciones propone una complicada clasificación a la próxima Eurocopa | 800Noticias
800Noticias
Deportes

EFE

Con la huella del Mundial todavía reciente, la nueva Liga de Naciones de la UEFA irrumpe en el calendario futbolístico, con la puesta en escena de las finalistas de Rusia 2018, Francia y Croacia, como alguno de los grandes alicientes.

Desde la final del estadio Olímpico Luzhniki de Moscú, del pasado 15 de julio, que coronó al conjunto ‘bleu’ como campeón y dejó al cuadro croata como subcampeón y gran revelación del torneo, las selecciones como tal no han vuelto a pisar el césped.

Solía aprovecharse este parón de las ligas nacionales para compromisos amistosos o choques clasificatorios para un gran torneo. Pero los duelos intrascendentes son ahora residuales y la Liga de Naciones invade ahora este espacio para dotar de competitividad a los partidos entre selecciones.

La Liga de Naciones da trascendencia a los enfrentamientos. Además de suponer una vía de acceso a la fase final de la Eurocopa del 2020 que, no obstante, tendrá su propio camino clasificatorio, tendrá un título como premio y aliciente y ascensos y descensos de categoría como destinos.

La primera edición de la Liga de Naciones echa a andar en estas dos próximas semanas. Cincuenta y cinco equipos nacionales del Viejo Continente han quedado divididos en cuatro divisiones, cada una con cuatro grupos, en función del ránking de coeficientes de la UEFA.

Los primeros clasificados de la primera categoría (A), donde están las principales potencias europeas, jugarán una fase final en junio del 2019, mientras que los mejores de la segunda división (B), tercera (C) y cuarta (D), ascenderán. Los últimos de cada rango descenderán.

El campeón de la categoría A, estará directamente clasificado para la Eurocopa del 2020.

Los grandes alicientes del torneo, que consta de seis jornadas (dos en septiembre, dos en octubre y dos en noviembre), están en la primera división, llamada Liga A, con selecciones como Alemania, Francia, Holanda, Bélgica, Suiza, Islandia, Portugal, Italia, Polonia, España, Inglaterra y Croacia.

La Liga B la componen Eslovaquia, Ucrania, República Checa, Rusia, Suecia, Turquía, Austria, Bosnia-Herzegovina, Irlanda del Norte, Gales, República de Irlanda y Dinamarca; la Liga C está integrada por Escocia, Albania, Israel, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Eslovenia, Noruega, Bulgaria, Chipre, Rumanía, Serbia, Montenegro y Lituania.

La última división, la Liga D, tiene dieciséis equipos: Andorra, Kazajistán, Letonia, Georgia, San Marino, Moldavia, Luxemburgo, Bielorrusia, Kosovo, Malta, Islas Feroe, Azerbaiyán, Gibraltar, Liechtenstein, Armenia y Macedonia.

El partido entre las dos últimas campeonas del Mundo, Alemania en Brasil 2014 y su heredera, Francia, que venció en Rusia 2018, abren la primera edición de la Liga de Naciones.

Será el viernes, en el Allianz Arena de Múnich. La gran decepción de la última Copa del Mundo, el conjunto germano, que no pasó la primera fase, pone a prueba al poderoso cuadro de Didier Deschamps. Será la primera puesta en escena de estos dos equipos tras el Mundial.

Alemania y Francia forman parte del Grupo 1 de la primera división que completa Holanda, que jugará en Saint Denis, en París, tres días más tarde en la segunda jornada.

El otro gran atractivo del torneo lo acapara el Grupo 4, formado por España, Inglaterra y la subcampeona del Mundo, Croacia. Wembley acoge el primer choque. El domingo 8 de septiembre. El conjunto de Gareth Southgate, cuarta en Rusia, recibe a España, otra de las decepciones

El cuadro hispano irrumpe en Londres para iniciar una nueva era con Luis Enrique como seleccionador. Tras medirse a Inglaterra recibirá, tres días más tarde en Elche, a Croacia, la gran sensación de Rusia 2018, donde fue finalista.

Suiza e Islandia impulsan el arranque del Grupo 2 con el duelo en San Galo. Bélgica, tercer equipo del trío, entrará en acción contra el cuadro escandinavo tres días más tarde.

En el Grupo 3, las pretensiones de Italia de regresar a la elite continental, comienzan con el choque en Bolonia ante Polonia el sábado. Tres días después, el conjunto transalpino acude a Lisboa para jugar con Portugal, que completa el grupo. La selección lusa no contará con Cristiano Ronaldo, liberado de la cita de su equipo nacional.

Entrarán en acción también el resto de categorías. La segunda división (Liga B), comenzará con el partido entre la República Checa y Ucrania, que después se medirá a Eslovaquia.

Turquía espera a Rusia mientras Suecia debutará más tarde, con la visita a Solna del cuadro otomano. Además, Irlanda del Norte está citado con Bosnia Herzegovina, que también jugará con Austria. La selección de Gales que lidera Gareth Bale será puesta a prueba contra la República de Irlanda y contra Dinamarca.

Síguenos por @800noticias