La importancia de quedar segundo en las elecciones de Perú | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP

Todo el mundo da por hecho que Keiko Fujimori, hija del último autócrata de Perú, Alberto Fujimori, será quien coseche más votos en los comicios del domingo, pero que serán insuficientes para alcanzar la presidencia, por lo que la auténtica batalla se libra por el segundo puesto de cara al balotaje.

La candidata de izquierda Verónika Mendoza, que ha dado un salto espectacular en los últimos días en los sondeos; y Pedro Pablo Kuczynski, un expirementado político de centroderecha, luchan a cara de perro para asegurarse un lugar en la segunda vuelta el 5 de junio.

En los últimos sondeos divulgados el viernes para consumo externo -está prohibida su difusión en Perú en la semana previa a la elección para no influir en un electorado de por sí bastante dubitativo y volátil-, estos dos candidatos aparecen con empate técnico.

La respuesta puede estar en el comportamiento del 9% de indecisos.

Debate ideológico y generacional

En un país donde la palabra izquierda genera sarpullido en amplios sectores, Mendoza, congresista y psicóloga de 35 años, del Frente Amplio propugna más Estado.

Impulsa un Estado que promueva el desarrollo y gestione sectores estratégicos como el energético “para tener un rol más activo en la recuperación de nuestro gas, petróleo u otros” y para proteger el medioambiente, reducir la minería y potenciar el turismo.

Kuczynski, un político de 77 años tan seguro de sí mismo que ha creado un partido con las siglas de su nombre PPK (Peruanos Por el Kambio), cuenta con amplia experiencia en puestos ministeriales y es un ferviente partidario de la economía de libre mercado.

Los dos aspirantes al segundo puesto representan a dos generaciones, a dos idearios políticos distintos y su electorado dibuja la cartografía social del país.

La primera, de Cusco, en el sureste del país y capital del imperio Inca, atrae a las clases populares, más numerosas, y al sector rural.

El segundo, más cosmopolita, que trabajó en Wall Street y el Banco Mundial, arrastra a un electorado urbano educado y pudiente, sobre todo en la capital, Lima, que con sus cerca de 10 millones de habitantes es el mayor centro electoral del país.

Diferente suerte en el balotaje

Pero su suerte puede ser distinta en caso de llegar a la segunda vuelta del 5 de junio. Según los sondeos, el ‘gringo’ Kuczynski vencería a Keiko Fujimori en un duelo entre los dos mientras que ésta desbancaría a Mendoza.

“La segunda vuelta es un partido de fútbol nuevo y se empieza con el marcador a cero”, dice el economista Jorge González.

Los cerca de 23 millones de electores, obligados a votar por ley, tendrán que elegir solo entre dos candidatos y no entre los 10 que concurren el domingo a la primera vuelta de la elección presidencial.

Los Fujimori no dejan indiferente a nadie en Perú. Keiko, que ya perdió la elección anterior ante Ollanta Humala, acapara un tercio de las preferencias de voto, prácticamente las mismas desde el inicio de la campaña. En buena parte, un voto cautivo heredado de su padre.

En el haber de Fujimori padre, figura el fin de la violencia de las guerrillas de izquierda, sobre todo de Sendero Luminoso, y la reversión de un desastrosa situación económica tras llegar al poder con una hiperinflación galopante.

Pero muchos son los que tienen grabados a fuego las violaciones a los derechos humanos y la corrupción que campó y acabó con su presidencia, y que le han valido una condena de 25 años de cárcel.

Síguenos por @800noticias