Fiscalía española pide dos años de cárcel para Neymar por su polémico fichaje | 800Noticias
800Noticias
Deportes

ABC

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió dos años de cárcel para Neymar por un delito de corrupción en los negocios en su fichaje por el Barcelona, club al que llegó en el verano de 2013 procedente del Santos. El Ministerio Público, quien también reclama una multa de 10 millones de euros para el futbolista, argumenta que Neymar impidió que otros clubes pujaran por su fichaje en condiciones de libre mercado al comprometerse con el Barça con pagos ocultos en contratos.

En su escrito de acusación, la Fiscalía relata el fraude que supuso el fichaje del futbolista, que el Barça y el Santos enmarañaron en una tela de araña de contratos con la intención de ocultar su verdadero costo. El fondo brasileño de inversión Dis, que contaba con el cuarenta por ciento de los derechos federativos del futbolista, se querelló al considerar que, al no conocer el coste real del fichaje, no cobró la parte que le correspondía del pastel de la contratación.

El Ministerio Público también solicita una multa de 8,44 millones de euros para el Barcelona, a quien atribuye los dos delitos que estarán sobre la mesa en el juicio oral: el de estafa y el de corrupción en los negocios. Pide además el archivo de la causa contra el actual presidente, Josep María Bartomeu, a quien no considera responsable de las irregularidades que podrían constituir los delitos en juego.

A quien sí acusa la Fiscalía es al antecesor de Bartomeu, el expresidente del Barcelona Sandro Rosell, para quien pide una pena de cinco años de prisión por los dos delitos. Según la tesis del Ministero Público, Rosell inició en 2011 las negociaciones con Neymar y su padre, para incorporarle a la plantilla del Barça. Rosell, el futbolista y el Santos alcanzaron un acuerdo en 2011 por el que, a cambio de un pago de 40 millones, el brasileño se comprometía a fichar por el club azulgrana. Ese pacto se materializó mediante dos contratos que en la teoría servían para otras actividades.

Al adelantar el fichaje un año, los dirigentes del Barça abonaron más dinero para la contratación, que la Fiscalía cifró en unos 83 millones de euros sin contar con los impuestos dejados de pagar. Esos pagos se realizaron de espaldas al fondo de inversión Dis, quien dejó de cobrar lo que le correspondía por sus derechos federativos. La Fiscalía acusa por ello al Barça de estafa, además de corrupción.

Síguenos por @800noticias