La defensa de Rousseff pide anular el juicio que salvaría a Temer | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

La defensa de la expresidenta brasileña Dilma Rousseff demandó hoy la anulación de un proceso retomado en la justicia electoral y que podría desalojar del poder al mandatario Michel Temer, su antiguo vicepresidente y ahora mayor antagonista.

“La acusación se basa en falsos testimonios y pruebas inválidas”, declaró Flavio Caetano, abogado de Rousseff, en la primera audiencia de un juicio que determinará si la campaña que la exmandataria y Temer compartieron en 2014 se financió con dinero de la corrupción.

Como ha hecho desde la apertura del proceso, Caetano descalificó las acusaciones y demandó la “nulidad” del juicio, una tesis que en caso de ser aceptada salvaría a Temer de la pérdida del mandato que heredó tras la destitución de Rousseff el año pasado.

“Esta acción debe ser declarada improcedente y mantener la plena validez de los 54 millones de votos conquistados en las urnas”, dijo el abogado.

Rousseff y Temer, irreconciliables desde la destitución de la expresidenta -de forma provisional el pasado mayo y definitiva en agosto-, se defienden por separado en este caso, pero sus abogados coinciden en que el proceso debe ser anulado.

Sin embargo, el abogado de Temer, Gustavo Guedes, insistió hoy al presentar sus alegados que, si bien no hubo irregularidades en la recaudación de campaña hecha por su cliente, sí las hubo en el caso de Rousseff y sugirió que ella sea condenada a perder los derechos políticos por ocho años.

Los abogados de la parte acusadora, por su parte, afirmaron que la campaña de Rousseff y Temer constituyó “un innegable abuso de poder económico y político”.

“Hubo claras ilegalidades en la financiación”, pero también “hubo fraudes hasta en la divulgación de datos falsos, según los cuales 40 millones de brasileños habían salido de la pobreza y era mentira”, dijo el abogado Flavio Henrique Costa.

El Tribunal Superior Electoral juzga en este caso unas denuncias de abuso económico y político de la fórmula integrada por Rousseff y Temer, que entre otras cosas habría recibido millones de reales de la red de corrupción que operó en la estatal Petrobras.

Muchas de las empresas involucradas en ese escándalo, como los grupos Odebrecht o Andrade Gutierres, han confesado que aportaron a esa campaña millonarias sumas que no fueron debidamente declaradas y correspondían a sobornos acordados a cambio de la adjudicación de contratos con la petrolera.

El juicio había comenzado el pasado abril pero fue suspendido para escuchar a nuevos testigos y ha sido retomado en medio de una gravísima crisis que se cierne sobre Temer, también investigado en la Corte Suprema por los supuestos delitos de corrupción pasiva, obstrucción a la justicia y asociación ilícita.

Síguenos por @800noticias