Kris Meeke de Citröen se impuso en el Rally de Argentina | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Villa Carlos Paz, Argentina | AFP | El británico Kris Meeke le entregó este domingo a Citroën la victoria en el Rally de Argentina, cuarta prueba del Campeonato Mundial WRC, la primera desde agosto de 2013 para el fabricante francés desde el retiro de Sébastien Loeb.

Su compañero de equipo, el noruego Mads Ostberg, se quedó con la segunda plaza, un 1-2 perfecto que terminó la serie de tres victorias consecutivas en la presente temporada del doble campeón del mundo (2013-2014), el francés Sébastien Ogier (Volkswagen Polo).

En una carrera marcada por incidentes, entre ellos una falla en el VW Polo de Ogier en la segunda especial, la estrategia de Citroën ha dado sus frutos.

Sabiendo que Meeke y Ostberg no podían competir en rendimiento puro contra Volkswagen, que había dejado escapar sólo dos carreras durante dos años, los dos pilotos se aseguraron de no tomar riesgos innecesarios y capitalizaron los problemas mecánicos de Volkswagen.

Meeke ganó así su primera carrera a sus 35 años, luego de un mal comienzo de temporada (sólo 10 puntos) y sufrir la pasada semana en el Rally de México (16) una salida de ruta.

El británico superó por escasos 18 segundos a Ostberg después de 11 tramos cronometrados en las carreteras montañosas de la provincia de Córdoba (centro), llenas de piedras y tierra, una de las carreras más exigentes para los mecánicos.

“El Rally de Argentina se ha convertido  más en una carrera de resistencia por sus condiciones difíciles”, consideró Marek Nawarecki, el N.2 de Citroën Racing.

Por su parte, el galés Elfyn Evans (Ford Fiesta) aprovechó un fallo del finlandés Jari-Matti Latvala (Volkswagen) en la mañana para arrebatarle el tercer lugar, finalizando a 3 minutos y medio detrás de Meeke, su primer podio en su carrera.

– El fastidio para Volkswagen –

Gracias a este éxito, Citroën interrumpió la hegemonía de Volkswagen, que llegó a ganar siete carreras en fila, mientras que Ogier quedó muy temprano fuera de la lucha por el podio por un fallo en la inyección de su VW Polo.

El belga Thierry Neuville (Hyundai) tomó la salida de la última etapa en la cuarta posición, pero chocó con una roca y perdió la rueda trasera izquierda. Trató de continuar durante algunos kilómetros antes de tirar la toalla. Momentos antes fue el noruego Andreas Mikkelsen (VW) el que golpeó la misma roca y abandonó.

En consecuencia, es la primera vez que ninguno de sus pilotos de VW termina en el podio desde la llegada de la marca alemana al Campeonato Mundial de Rally en 2013.

Un fallo en la inyección de su VW Polo le costó a Ogier una penalización de 35 minutos, a lo que se sumó el sábado un retraso de 4 minutos por un problema en la dirección hidráulica, todo una pesadilla para un fin de semana que ilusionaba al francés.

Miles de espectadores, a menudo instalados en áreas peligrosas, presenciaron las dos últimas especiales. El sábado, seis espectadores resultaron heridos, dos de ellas de gravedad, por el volcamiento del auto del neozelandés Hayden Paddon durante la (ES9).

La Power Stage, la ES12 este domingo que largó a 2.100 metros de altitud y finalizó a 1.300 metros sobre el nivel del mar, fue ganada por Ogier, por delante del español Dani Sordo y Ostberg.

El francés, ganador de las tres primeras pruebas de la temporada, sumó tres puntos para afirmarse en el liderato de pilotos (84) y conservar una distancia manejable de 30 sobre su escolta Ostberg.

Síguenos por @800noticias