Juzgan en España a sacerdote por abusos sexuales a un menor | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Efe

Un sacerdote español se sentó hoy en el banquillo acusado de abusos sexuales a un menor, delito por el que la Fiscalía solicita nueve años de prisión, y la acusación particular eleva su petición a 26 años.

Se trata de un sacerdote de la diócesis de Granada (sur), el padre Román, quien hoy negó ante el tribunal cualquier tipo de relación o abuso sexual con el denunciante, un joven que ejercía como monaguillo en la iglesia que regía el sacerdote.

La causa tiene su origen en la denuncia que este joven interpuso en octubre 2014 por supuestos abusos sexuales cuando tenía entre 14 y 17 años, época en la que ayudaba voluntariamente en labores relacionadas con la iglesia y pasaba temporadas en una residencia religiosa en la que convivía con sacerdotes y algunos seglares.

Realizó la denuncia después de recibir en agosto una llamada telefónica del papa Francisco, que le pidió perdón en nombre de la Iglesia Católica tras leer el escrito en el que le relató los hechos, según relató el denunciante a una publicación religiosa.

En la investigación también estaban incluidos otros nueve sacerdotes y dos seglares, aunque solo detuvieron a tres curas y un laico y finalmente solo se enfrenta al juicio el padre Román, ya que los demás dejaron de estarlo al considerar la Audiencia de Granada que los delitos habían prescrito.

Este sacerdote insistió hoy ante el tribunal en que su comportamiento respondía a un proceder de “amor cristiano” en el que, aseguró, no hubo conductas sexuales.

El religioso negó además que los sacerdotes que convivían en la misma casa parroquial mantuvieran relaciones homosexuales “de ningún tipo” y defendió que la carta al denunciante que firmó con un “te quiero mucho” se enmarcaba en el contexto “cristiano” de la palabra amor.

A preguntas del abogado defensor, el acusado aseguró que “nunca, en absoluto”, abusó del denunciante, le masturbó o pidió que le masturbara o le penetró, y mantuvo la misma respuesta negativa ante posibles abusos a otros jóvenes.

La Fiscalía imputa al religioso un delito de abuso sexual continuado, agravado por el resultado de acceso carnal, y solicita nueve años de prisión y una indemnización de 50.000 euros (53.000 dólares al cambio actual) al entonces menor por daño moral, entre otras medidas.

La acusación particular, ejercida por el joven denunciante de los abusos y supuesta víctima, le atribuye tres delitos de abuso sexual, con una petición de 26 años de prisión y una indemnización de 50.000 euros en concepto de responsabilidad civil por daño moral, entre otras medidas. EFE

 

Síguenos por @800noticias