¡INSÓLITO! Bailarín sudafricano Steven Cohen se come en escena las cenizas de su pareja | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

El Mundo de España

En la obra Put your hear under your feet… and walk/ á Elu, creación de estreno en el 37º Festival de Danza de Montpellier iniciado el pasado viernes, el artista (afincado en Francia) Steven Cohen, se pasó: se come una cucharada con cenizas de su gran amor, el bailarín Elu, fallecido en julio de 2016.

En un momento de este homenaje a quien fue su pareja en la vida y en el arte, que se puede traducir como Pon tu corazón bajo tus pies… y camina/para Elu el maquillado, drag, provocador y sorprendente performer, nacido en Sudáfrica, judío y homosexual, condiciones que dan luz a sus obras, se dirige al público. Tras hablar de forma muy sentida sobre Elu y cómo le prometió que siempre estarían juntos, dice “esto no es teatro, esto es verdad”, para comerse, a continuación, una cucharada de sus cenizas, preparada ya en el fondo de una pequeña urna de madera donde está inscrito el nombre y fechas del protagonista de este impactante ritual. Por supuesto, nada ya ha sido lo mismo tras presenciar este hecho, que no actuación.

Juzgado en 2014 por un tribunal de París por exhibicionismo con su performance Coq/Cock -se le consideró culpable, pero no le impusieron ninguna condena-, en la Plaza de Trocadero (un gallo encadenado a sus genitales, paseado como una mascota, y caminando a duras penas sobre sus habituales taconazos drag, vestido con corsé y maquillado como una mariposa) el controvertido Steven Cohen había estado en abril en Madrid. Ofreció un taller de maquillaje artístico corporal y mantuvo un coloquio tras la proyección de sus provocadoras películas con sus performances.

Durante la pasada década, sus creaciones siempre sorprendentes y polémicas se han podido ver en el Festival de Avignon o en el Centro Pompidou de Paris, entre otros escenarios, museos o galerías, donde actuó junto a Elu, con quien llegó a Francia en 2002 de la mano de la coreógrafa Regine Chopinot. De Elu dijo en su rueda de prensa por la mañana que “había sido la persona a quien más ha admirado”, subrayando su empeño desde niño por estudiar ballet, hasta el punto del suicidio si sus padres seguían sin permitírselo. En el escenario de esta performance destinada a tragarse sus cenizas, decenas de zapatillas de Elu alineadas, entre las que caminaba Cohen con zapatos a lo drag que eran dos pequeños ataúdes blancos. No salió a saludar, tras marcharse entre el humo blanco y tras coger la urna. No era teatro, era la vida real.

Síguenos por @800noticias