Guerra: Si no se corrige la hiperinflación no habrá s​ueldo​ ni cestaticket que valga | 800Noticias
800Noticias
Economía

Redacción.- “Venezuela está montada sobre una bomba hiperinflacionaria”, advirtió este jueves el economista y diputado por la Unidad Democrática (MUD), José Guerra, quien adelantó que la Asamblea Nacional derogará la última reforma a la Ley del Banco Central de Venezuela (BCV) para devolver al instituto emisor las facultades que le permitan corregir este grave problema.

“El gobierno está empeñado en que la reforma de esta ley siga vigente. Esto no es juego, esto es muy serio. Una hiperinflación representa la destrucción de una economía, la destrucción de los salarios, la destrucción de los ingresos, y eso es un problema sumamente grave. Hay que devolverle al BCV sus facultades monetarias para que ejerza el control monetario de la economía y podamos tener una moneda estable”, dijo el experto.

““Hay un problema muy serio con la inflación, tenemos un problema serio de pobreza, tenemos un problema serio de caída del ingreso salarial y además un problema serio de los servicios públicos (…) Nosotros vamos a recurrir esa ley y la vamos a derogar porque es inconstitucional”, aseguró Guerra.

A través de la Ley Habilitante que expiró el pasado 31 de diciembre de 2015, el presidente Nicolás Maduro decretó la modificación de 18 artículos de dicha ley, por lo que ahora, entre otras cosas, los directores y el presidente del instituto emisor serán nombrados por el jefe de Estado, quitándole esa potestad a la Asamblea Nacional.

El presidente Nicolás Maduro modificó 18 artículos de la Ley del BCV Los directores y el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV) ahora serán designados por el presidente de la República, según la Gaceta Oficial Extraordinaria n. 6.211 del 30 de diciembre de 2015, que señala la reforma de la Ley del BCV, en la que se elimina tal designación a la Asamblea Nacional (AN).

Con la reforma, el BCV también queda facultado para clasificar “determinada información como confidencial o secreta” y “suspender transitoriamente la publicación de información”, por lo que si la AN o sus comisiones desean acceder a dicha información, deberán solicitarla al presidente del BCV.

Tales facultades contravienen lo estipulado por el artículo 319 de la Constitución, que establece que el BCV debe rendir cuentas de “actuaciones, metas y resultados de sus políticas” a la Asamblea Nacional.

Nuevo gabinete: Más de lo mismo

En cuanto a los cambios ministeriales, el diputado unitario señaló que el nuevo gabinete económico “es más de lo mismo. Estamos hablando de un cuadro ministerial marcado por una ideología fracasada. Todos los ministros nombrados creen que el Estado tiene que ser el propietario de los medios de producción, que hay que nacionalizar la banca, que hay que nacionalizar el comercio exterior y que hay que minimizar el rol del sector privado en la economía. Eso va a significar que la crisis que tenemos hoy en Venezuela se va a agravar”, indicó.

“Crearon cinco nuevos ministerios o le cambiaron de nombre a esos ministerios. Además, los ministros lo que duran en sus cargos, en promedio, es año y medio. Así no puede haber política económica ni un plan de desarrollo nacional y eso refleja la incongruencia y fracaso de un modelo económico que es la raíz de la crisis que hoy vivimos. El asunto no es cambiar nombres, es cambiar el modelo económico”, agregó.

Al ser consultado sobre las medidas que se deberían tomar para enfrentar la crisis que afecta a los venezolanos, Guerra recordó que la Unidad Democrática “tiene una agenda social y un compromiso con la gente que nos eligió”

“Esta agenda parte de tres puntos fundamentales: otorgarle a los adjudicatarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela, su título de propiedad, porque son adjudicatarios y por tanto, sujetos de la presión del gobierno; aprobar ley de fomento a la producción nacional para crear las condiciones bajo las cuales se pueda aumentar la producción en Venezuela (facilidades de créditos, trámites administrativos simplificados, incentivos fiscales y monetarios, entre otros). La tercera ley es la de tickets de alimentación para los jubilados y pensionados que hoy no tienen ese beneficio, de manera que puedan igualarse a los trabajadores activos. Nosotros pensamos que los jubilados no deben escoger entre comer o comprar medicinas”, argumentó.

“Pero todo esto va a ser posible si paramos la inflación. Con inflación alta no hay salario ni cestaticket que valga, ni hay posibilidad de que otros beneficios  puedan ser sostenidos en el tiempo. Por eso necesitamos bajar la inflación. Entonces, tenemos esas tres leyes fundamentales, pero lo primordial es atacar la inestabilidad monetaria derogando la reforma que el gobierno hizo a la ley del Banco Central”, concluyó.​
Nota de prensa
Síguenos por @800noticias