Guatemaltecos votaron para escoger gobierno tras escándalo de corrupción | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP.- Los guatemaltecos votaron este domingo para elegir al presidente que tomará las riendas del país tras la renuncia y detención del mandatario Otto Pérez, acusado de corrupción, en medio de una coyuntura económica complicada.

Las urnas cerraron a las 18H00 en los 2.786 centros de votación en todo el país, anunció el Tribunal Electoral. Más de 7,5 millones de electores estaban convocados a sufragar.

Disputaron el balotaje presidencial el comediante derechista Jimmy Morales, de 46 años, y la exprimera dama socialdemócrata Sandra Torres, de 60.

Quien resulte electo asumirá el gobierno sin mayoría parlamentaria, con un Estado desfinanciado, y con la necesidad de recuperar la credibilidad en la función pública tras los escándalos de corrupción que sacudieron al país.

Torres fue la primera de los candidatos en sufragar, en el colegio Valle Verde, en el este de la capital, donde aprovechó para acusar a Morales de estar rodeado de “militares cuestionados”.

“El otro candidato representa a la vieja guardia de militares cuestionados, eso es lo que la gente tiene que ver”, expresó Torres, al recordar que el partido FCN-Nación, de Morales, fue fundado por militares retirados.

Morales, favorito en las encuestas, votó en el municipio de Mixco, aledaño a la capital, donde llegó vestido con una camiseta de la selección guatemalteca de fútbol.

“Guatemala en este momento histórico le ha dado una lección al mundo, tenemos que mantener este compromiso” de lucha contra la corrupción, expresó Morales, un popular cómico de cine y televisión.

También se eligen 11 alcaldes en ciudades donde el Tribunal Electoral anuló los resultados de los comicios del pasado 6 de setiembre.

En la mayoría de los centros de votación se notó una baja afluencia de electores comparado con la primera ronda, cuando se formaron largas filas en las mesas.

“Panorama tétrico”

Según analistas, el futuro presidente deberá impulsar un diálogo con todos los sectores del país para recuperar la credibilidad en la dirigencia política tras una serie de escándalos.

El nuevo mandatario recibirá el poder en enero de 2016 de un gobierno de transición, encabezado por el presidente Alejandro Maldonado, quien terminará los últimos cuatro meses del mandato del expresidente Pérez, en prisión preventiva por corrupción.

Pérez renunció al cargo el 2 de setiembre acusado de dirigir una estructura de defraudación tributaria en las aduanas.

El escándalo provocó indignación en la población y los guatemaltecos salieron masivamente a las calles para exigir la renuncia de los gobernantes.

Cualquiera que resulte electo encontrará un Estado con las arcas vacías, carecerá de mayoría en el Congreso y estará bajo la mirada vigilante de la población, que exige transparencia.

El panorama más complicado es para Morales, porque solo tiene 11 de los 158 diputados en el Congreso, al tiempo que su partido no gobierna ninguna de las 338 alcaldías.

En tanto, la agrupación de Torres obtuvo 33 parlamentarios y ganó 62 alcaldías.

“El nuevo presidente enfrentará un panorama tétrico porque el Estado está agonizando, las instituciones están colapsadas, la mayoría de los ministerios están endeudados, con cuentas pendientes”, dijo a la AFP Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, capitulo local de Transparencia Internacional.

Para complicar la situación, el fisco ha registrado “una caída muy drástica de ingresos y (el gobierno) va a tener de entrada muchas demandas y no cuenta con ninguna capacidad financiera para satisfacer esas demandas”, agregó.

En los últimos meses varios de los 14 ministerios han colapsado por falta de recursos, como el de Salud, que está desabastecido de medicinas, y el de Comunicaciones e Infraestructura, que tiene deudas con empresas constructoras.

Abelardo Medina, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, comentó que otro problema será la baja recaudación tributaria, que apenas supera el 10% del Producto Interno Bruto. Se prevé que el déficit fiscal alcance el 2,1%.

“Va a tener que ser un presidente muy creativo para hacer reformas realmente radicales que le permitan tener un horizonte de gobernabilidad”, advirtió Medina.

Bajo la lupa

Los analistas advierten que el nuevo gobierno estará bajo la lupa de la fiscalización pública para evitar nuevos escándalos.

De acuerdo con Marroquín, el movimiento de indignados que surgió con la movilización anticorrupción está vigilante y a “cualquier signo de mal gobierno, la gente va a salir inmediatamente las calles”.

“El impulso cívico ciudadano por la transparencia debería de mantenerse con el próximo gobierno. Si queremos que las cosas cambien realmente, hay que mantener vivo ese espíritu de indignación”, comentó el analista Marco Antonio Barahona.

Síguenos por @800noticias