Gobierno venezolano exigió ante la ONU el cese de “agresiones imperiales” contra Estados democráticos | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

El Gobierno de Venezuela exigió ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en su 71° periodo de sesiones, celebrado en Nueva York, Estados Unidos, que cesen las agresiones imperiales contra los estados democráticos y denunció los efectos destructivos del capitalismo en el mundo.

A continuación el discurso pronunciado por la ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, ante la ONU:

NUEVA YORK, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2016

Señor Presidente, Embajador Peter Thompson,

En nombre del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, permítame felicitarle al verle presidir las labores de este 71º Período de Sesiones de la Asamblea General. Deseamos manifestarle nuestra firme disposición de contribuir al éxitode su gestión y, por ende, al fortalecimiento de la autoridad de este órgano, el más representativo y democrático de las Naciones Unidas. Cuente usted con todo nuestro apoyo.

Estamos en la casa sagrada del sistema multilateral que enarbola principios fundamentales en las relaciones internacionales entre Estados soberanos e iguales.

La República Bolivariana de Venezuela reivindica los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas que tienen en el respeto al derecho a la autodeterminación de los pueblos, a la soberanía, a la independencia, y a la integridad territorial de los Estados, los fundamentos para asegurar la coexistencia pacífica entre las naciones en el marco de un sistema pluripolar.

La presencia de Venezuela en el Consejo de Seguridad como miembro no permanente desde enero del 2015, ha estado orientada a reafirmar la vigencia de la soberanía, la independencia política, la autodeterminación y la solución pacífica de las controversias.

Hace un año, los Jefes de Estado y de Gobierno adoptaron la Agenda de Desarrollo 2030 con el fin último de erradicar el hambre y la pobreza, recordando que la misma está centrada en las personas, y que es universal y transformadora.

Sin embargo, permítanme llamar la atención sobre el principal obstáculo que tiene el mundo para alcanzar estos nobles propósitos.
El modelo capitalista impide masivamente el derecho al desarrollo de los pueblos, crea profundas desigualdades y amenaza la existencia misma del planeta y la especie humana.

El consumo generado por el capitalismo fue capaz de derretir en los últimos 50 años los casquetes polares, llevando además el planeta acondiciones climáticas insostenibles. En palabras del Papa Francisco en su Laudato Si, la acción del hombre y su modelo de producción y consumo ha convertido al planeta en un gran basurero.

Es un modelo que se sustenta y desarrolla en la expansión de la violencia en sus diferentes manifestaciones, tanto en conflictos internos como en guerras de amplia cobertura.

En el año 2015 el gasto militar global ascendió a 1,7 billones de dólares, de esa cifra, solo Estados Unidos gastó un tercio del total para financiar sus guerras y agresiones imperiales, un total de 600 mil millones de dólares, cifra difícil de imaginar.

Los Estados Unidos tienen cerca de 800 bases militares en el mundo con un costo de mantenimiento cercano a los 100 mil millones de dólares al año.

No sin razón, en 1968 Martin Luther King dijo: “Estados Unidos es el mayor exportador de violencia en el mundo.”

CONFLICTIVIDAD EN 5 SIGLOS.
En el Siglo XVI hubo 1.6 Millones de muertes en conflictos.
En el Siglo XVII hubo 6.1 Millones de muertes en conflictos.
En el Siglo XVIII hubo 7.0 Millones de muertes en conflictos.
En el Siglo XIX hubo 19.4 Millones de muertes en conflictos.
En el Siglo XX hubo 109.7 Millones de muertes en conflictos.

La violencia letal ha aumentado en cinco siglos de 0,32 a 4,35. Las guerras contemporáneas han tenido también modificaciones en sus formas. Hoy predominan los conflictos internos, y además en países pobres.

Solo por dar un ejemplo dramático, el informe de ONU 2005 introduce un dato dramático devenido por la relación entre violencia y capitalismo: de 3 millones de muertes por conflictos ocurridos desde 1990, dos millones son niños. El capitalismo amenaza gravemente el futuro de la humanidad.

El terrorismo, expresión terrible de la violencia letal, también se reconfigura volviéndose más violento y expansivo, atacando países pobres o devastados, centrado en fines geopolíticos para el derrumbamiento de los Estados, sus instituciones y permitiendo la apropiación ilegítima de los recursos estratégicos de los países.

Venezuela rechaza el terrorismo en todas sus formas y condena el doble rasero que desde centros hegemónicos de poder se pretende establecer como división artificiosa del terrorismo: es bueno si asegura el avenimiento de sus intereses para derrocar gobiernos que no están alineados a sus pretensiones, y es malo cuando por efecto boomerang indeseado victimiza a sus propias poblaciones.

Como hemos visto, el capitalismo es una fórmula mortal para la paz. En los últimos cinco siglos de expansión de este modelo, la violencia letal ha cobrado mayor cantidad de víctimas y profundizado las desigualdades. Mostrando su mayor contradicción: hoy se produce riqueza suficiente para todos los habitantes del planeta, sin embargo, se encuentra en pocas manos, y ha concentrado pobreza principalmente en los países del sur, y a lo interno de los países centrales.

Así, la brecha entre ricos y pobres aumentó desproporcionadamente.

El caso de Estados Unidos es contundente, donde esta brecha desde 1942 hasta 2010 se ha triplicado. En 1978 un trabajador medio (clase obrera) ganaba 48.000 dólares y un ejecutivo en el tope ganaba 393.0000 anuales. En 2010: Ese obrero medio ganaba 33.000$ y el alto ejecutivo mas de 1.100.100 $ por año.

Según OXFAM el 1% de los habitantes del planeta es dueño de la riqueza del otro 99%.

Pero lo más sensible del asunto es que esto no es uniforme en el mundo. Es peor en los países en desarrollo y peor aun en algunos sectores, esto es que la distancia de la brecha entre quienes en el mundo derrochan y los que mueren de hambre es patética.

La concentración de capital se transformó en riqueza improductiva y especulativa que nutre de forma perniciosa sectores económicos como comunicación, energía, inversiones, entre otros. Es la era de la forma banal de enriquecimiento sin productividad.

Es un modelo que se sustenta en la violencia y convierte a la paz en un lejano anhelo de la humanidad. Basta pasearnos por los conflictos más amenazantes a la paz y estabilidad mundial:

Palestina
La cuestión Palestina sigue siendo una causa pendiente de la humanidad entera. Crímenes de guerra y violaciones masivas a los derechos humanos del pueblo palestino marcan la cotidianidad de una población que resiste a crímenes horrendos. Solo como ejemplo, en el año 2000 la ocupación ilegítima arrojó retrocesos enormes en desarrollo humano, pasando la pobreza en apenas 3 años de 20% a 55%. No alcanzaría el tiempo para referir el número y tipo de violaciones de los DDHH que se cometen cada hora contra el pueblo palestino.

Venezuela respalda el derecho de autodeterminación de Palestina mediante la existencia de un Estado libre, soberano e independiente y por esta razón considera que esta Organización debe tomar cuanto antes una decisión para que Palestina sea admitida como Estado de pleno derecho de las Naciones Unidas.

Respaldamos el establecimiento de un Estado Palestino con fronteras seguras y reconocidas internacionalmente, previas a 1967, teniendo a Jerusalén Oriental como su capital. Nuestro país hace un llamado a Israel para que ponga fin a la prolongada ocupación de los territorios pertenecientes al Estado de Palestina. La ocupación israelí de esos territorios y sus políticas derivadas (construcción de asentamientos, demolición de viviendas, confiscación de tierras) es la causa principal de las violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos palestinos y del derecho internacional humanitario.

Igualmente, Venezuela exige el levantamiento definitivo del bloqueo ilegal impuesto en la Franja de Gaza desde 2007, el cual viola flagrantemente los derechos humanos de esa población.

No habrá paz en el Medio Oriente si Israel persiste en negar los derechos humanos del pueblo palestino, incluyendo su derecho a la autodeterminación.

Irak

El expediente para la segunda invasión de Irak, en 2003, tuvo como punto de partida una verdad que no sólo no fue comprobada en su momento sino que años más tarde fue reconocida por sus principales invasores como una mentira.

La invasión militar vino precedida por una eficaz campaña propagandística centrada en 4 ejes.

Ninguno de los argumentos fue cierto. Las “armas de destrucción masiva” que motivaron la invasión de Irak, nunca existieron. Lo que convencionalmente se conocía como información pasó a ser propaganda de guerra.

Las grandes corporaciones de la comunicación, actuando como verdaderas concentraciones monopólicas de la opinión pública, desarrollan verdaderas campañas que preceden y justifican las intervenciones imperiales.

Libia

En el año 2011 se produce la intervención militar en Libia por parte de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), sumiendo esta hermana Nación en violencia, víctima de grupos terroristas, declinando su índice de desarrollo, perturbando los mecanismos de cooperación con los países vecinos de la Madre África. Libia mantenía niveles de producción de petróleo cercanos a un millón seiscientos mil barriles por día, llegando al mes de agosto del corriente a apenas 260 mil barriles por día.

Nuevamente la obstinación imperial de las potencias occidentales coartan el derecho al desarrollo de los pueblos, del derecho a la paz, el derecho a tener patria. Los flujos migratorios de ciudadanos libios que buscan un mejor porvenir allende sus fronteras ha impactado igualmente en los niveles de pobreza de los países centrales.

Igual mención merecen las graves situaciones humanitarias en Afganistán y Yemen.

Siria

En otro orden, la República Árabe Siria libra una batalla frontal contra la barbarie terrorista que azota a su país, donde el pueblo sirio es la principal víctima de la violencia de los grupos terroristas, llegando incluso a cometer crímenes de guerra con el empleo de armas químicas.

El terrorismo ha provocado en Siria una de las mayores tragedias humanitarias en las últimas décadas, que ha resultado en 6 millones de desplazados internos, 4,8 millones de refugiados, quienes huyen de la violencia generalizada para salvaguardar sus vidas, sin importar los riesgos a los que se enfrentan. Las dramáticas imágenes de hombres, mujeres y niños intentando cruzar el mediterráneo reflejan la gravedad del conflicto armado en ese país árabe causado por los grupos terroristas.

La superación de la tragedia humanitaria de 13,5 millones de ciudadanos sirios, pasa por la derrota del terrorismo y la solución política y pacífica del conflicto armado.

Cuba

Por otro lado, Venezuela saluda el retorno a las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y nuestra hermana República de Cuba, como único camino para superar y solventar las diferencias entre Estados.

El pueblo cubano ha resistido durante décadas con dignidad y heroísmo los embates del terrorismo de Estado que desde el Norte pretendía atacar su modelo de desarrollo, su modelo político, social y cultural.

El pueblo cubano sigue aún sometido al criminal bloqueo económico, comercial y financiero estadounidense. Desde Venezuela exigimos a los Estados Unidos el fin del bloqueo así como la indemnización debida por este accionar ilegal y arrogante.

Sr. Presidente, grandes desafíos tiene el Sistema de Naciones Unidas.

Hace 16 años el Presidente Hugo Chávez Frías, señaló en la Cumbre del Milenio, que las Naciones Unidas no pueden navegar con un mapa anclado en la realidad de 1945 producto del fin de la segunda guerra mundial.

Se hace necesario, a fin de encarar con éxito los complejos desafíos en los ámbitos de la paz, la estabilidad y el desarrollo económico y social de la humanidad, que esta Organización se vea renovada y fortalecida, lo que pasa por una reforma de sus principales órganos.

En tal sentido, abogamos por una reforma integral del Consejo de Seguridad. Debe incluirse a países en desarrollo de África, América Latina y el Caribe y Asia, además de otras importantes reformas en el seno de este órgano.

Siendo la Asamblea General el órgano democrático y universal por excelencia de la Organización, nuestro país reafirma su posición a favor del fortalecimiento de la autoridad de esta instancia en las distintas esferas que la Carta le confirió (paz y seguridad, desarrollo económico y social, derechos humanos y cooperación internacional).

Por otro lado, la visión de doble rasero y utilización política delos DDHH para justificar el intervencionismo en nuestro países sirviendo a los intereses imperiales, socava gravemente la institucionalidad de la organización, convirtiéndose en un verdadero desafío servir de amparo protector de los derechos humanos de los pueblos, no sólo de los derechos individuales y de las élites globales.

Es impostergable que el Sistema de Naciones Unidas tome acciones para la gobernanza de los poderes fácticos mundiales, que al margen de las normas y el derecho Internacional, arremeten contra los gobiernos que expresan la voluntad de sus pueblos.

Son también grandes desafíos para el nuevo Secretario que será electo muy pronto, pero también para los países libres y soberanos en quienes recae la principal responsabilidad de actuar mancomunadamente en este noble e imperioso fin. Desde Venezuela agradecemos al Secretario Ban KiMoon por sus esfuerzos a favor de la paz y la seguridad mundiales.

Las Naciones Unidas han dado grandes aportes a la humanidad: sus fines intrínsecos de paz y seguridad están cimentados sobre un poderosos sistema multilateral que configura el Estado de Derecho Internacional mediante la juridificación de las relaciones. Sumemos esfuerzos por preservarlo y avanzar hacia un mundo mejor.

Señor Presidente, hace apenas unos días celebramos en Margarita la 17 Cumbre de Países No Alineados, en la que Venezuela recibió la presidencia de este importante grupo de países, con quienes compartimos estas mismas preocupaciones, obtuvimos importantes avances y seguimos comprometidos con la paz, el desarrollo, la solidaridad y el bienestar de nuestros pueblos, en el marco de los principios de Bandung que inspiraron nuestra creación.

Albert Einstein, declaró en 1946: “Estoy firmemente convencido de que la mayoría de los pueblos del mundo prefieren vivir en paz y en seguridad […]. El deseo de paz de la humanidad sólo puede convertirse en realidad mediante la creación de un gobierno mundial”. En eso estamos comprometidos desde los pueblos del sur.

Es de notar, que en pleno desarrollo de la reunión, un avión estadounidense violó el espacio aéreo venezolano. Ese mismo día, la aviación estadounidense atacó al ejército nacional sirio causando la muerte de decenas de sirios y provocando heridas a cientos más. En esos mismos días, la India fue víctima de un ataque terrorista y el pueblo palestino sufrió ataques violentos que causaron la muerte a sus ciudadanos.

Como verá, los pueblos del sur, poseedores de las mayores reservas energéticas, mineras, gasíferas y acuíferas del planeta, somos las principales víctimas de la violencia, y también de las agresiones imperiales.

Hace más de un año, el Presidente de los Estados Unidos decretó una Orden ejecutiva considerando a Venezuela una amenaza a su seguridad nacional y a su política exterior. Recibió el rechazo de la mayoría de los países del mundo.

Pero además, desde Estados Unidos se alienta y apoya a grupos violentos extremos para causar muerte en Venezuela, para derrocar el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro, empleando para ello la agresión económica multiforme mediante sofisticados mecanismos de desprestigio, debilitamiento y boicot mediático, comercial y financiero.

Alertamos a la comunidad internacional que Venezuela ha sido escogida como nuevo objetivo imperial para vulnerar su soberanía y procurar su desintegración territorial, en aras de apropiarse ilegítima y violentamente de los inmensos recursos naturales estratégicos que poseemos. La historia imperial cargada de violencia pretende repetirse: una gran campaña de mentiras y falacias está en curso contra Venezuela, su pueblo y su gobierno.

Esta agenda de agresiones conforman una guerra no convencional dirigida a criminalizar y penalizar nuestro modelo de desarrollo fundado sobre la base del socialismo del siglo XXI, profundamente inclusivo, distribuidor de riqueza para las mayorías y sustentado en la igualdad.

Nuestro continente ha pasado por notables relaciones accidentadas con los Estados Unidos, que en aras de su expansión y dominación imperial sometió e invadió muchos de nuestros países. Esas páginas oscuras de colonialismo y sometimiento han sido superadas por decisión de nuestros pueblos a ser libres e independientes. Sin embargo, nuevos tambores agresores suenan desde el norte, que pretende recurrir y recorrer estos otra vez escabrosos caminos de nuestra América. Denunciamos el golpe de Estado parlamentario-judicial en Brasil y la ejecución de un nuevo Plan Cóndor en nuestra región.

Es de notar que a Venezuela se le recrimina por tener una de las distribuciones más justas de riqueza en América Latina, situándose el coeficiente de Gini en 0.38.

En el año 2005 la Unesco (por sus siglas en inglés, y en español Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) declaró al país libre de analfabetismo. Hoy la matrícula escolar también reconocida por la Unesco alcanza 77% para niños entre 3 y 6 años, 96% 6 y 12 años, 76% 12-18 años. La matrícula en educación superior es de 2.6 millones de estudiantes.

Para el 2012 la FAO (Por su siglas en inglés, y en español Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) reconoció a Venezuela sus políticas sociales para la reducción del hambre y la pobreza en más del 50% en todo el territorio nacional. En el 2015 la FAO reconoce nuevamente al gobierno del Presidente Maduro por los progresos excepcionales en reducción del hambre y la pobreza.

En nuestro país, el programa de atención gratuita en salud abarca el 75 por ciento de la población y se está en ejecución para abarcar el 100 por ciento.

Nuestro programa social de vivienda ha beneficiado a 1.111.095 familias.

Se ha puesto un importante énfasis en la protección de los adultos mayores y personas jubiladas. En 17 años se han beneficiado a 3.081.381 personas.

Señor Presidente, somos una esperanza para las vastas mayorías de personas que son víctimas de un modelo despiadado en su dimensión humana.

Desde Venezuela procuramos la paz verdadera de los pueblos, y la configuración de un nuevo orden económico, cultural y comunicacional al servicio de la paz, el desarrollo y la igualdad. Desarrollamos cooperación a través de novedosos mecanismos tales como Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) y Petrocaribe, beneficiando a los pueblos de nuestra región.

Sr. Presidente, apoyamos el esfuerzo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en la conformación de un mundo pluripolar y multicéntrico, que guarde equilibrio con la naturaleza.

Desde Venezuela nos declaramos en batalla permanente contra el sistema capitalista reproductor de pobreza, violencia e infelicidad. Con nuestro Libertador Simón Bolívar decimos:

“El sistema de gobierno más perfecto es aquél que produce mayor sumade felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma deestabilidad política”. Demos al mundo la mayor suma de felicidad, seguridad y estabilidad posible.

Ha llegado la hora impostergable de la Paz con justicia social.Cambiemos el sistema y seamos militantes verdaderos de la Paz.

Síguenos por @800noticias