Gases lacrimógenos y disparos al aire dispersan manifestaciones en RD Congo | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Fuerzas de seguridad congolesas dispersaron hoy a manifestantes con disparos al aire y gases lacrimógenos en distintos puntos de la República Democrática del Congo (RDC), durante la celebración de marchas pacíficas que exigían la celebración de comicios, informaron medios locales.

Las protestas, convocadas por la oposición y párrocos católicos, fueron sofocadas por las fuerzas de seguridad en zonas como Kisangani (centro norte del país), Bukavu (en la frontera con Ruanda) y en Kalamu (Kinshasa), según el portal local Radio Okapi.

Según testigos citados por el medio, una persona resultó herida.

Los manifestantes marcharon por las calles, después de la celebración de la misa católica de la mañana, acompañados por sus respectivos sacerdotes, donde cantaron canciones religiosas y portaron carteles que exigían la celebración de elecciones, antes de ser dispersados.

El Gobierno de RDC había prohibido cualquier tipo de manifestación “por alterar el orden público”, y cortó desde la pasada noche el acceso a Internet.

Por su parte, la misión de la ONU en RDC (MONUSCO), prometió supervisar las manifestaciones contra el Gobierno, y tanto cascos azules como policías y miembros de la Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la misión dijeron que formarían equipos para patrullar las calles y denunciar posibles episodios de violencia.

El pasado 31 de diciembre, al menos ocho personas murieron por disparos de la policía, siete de ellos en Kinshasa, cuando sacerdotes y fieles católicos se manifestaron en el primer aniversario de la firma del Acuerdo de San Silvestre, que exigía la celebración de elecciones antes de que finalizara 2017.

Entonces, 87 personas fueron detenidas en Kinshasa -incluidos dos sacerdotes- y otras 41 en otras partes del país donde también se registraron protestas, después de que los agentes lanzaron gas lacrimógeno y dispararan munición real contra los manifestantes.

Organismos internacionales como Naciones Unidas y la Unión Europea han expresado su preocupación por las acciones de las fuerzas de seguridad durante las recientes protestas y han pedido que se “proteja a los ciudadanos y no les repriman”.

Gobierno y oposición firmaron en diciembre de 2016 el Acuerdo de San Silvestre para celebrar elecciones antes de que finalizara 2017, sin embargo la Comisión Electoral anunció el pasado octubre que no sería posible convocarlas hasta 2019, pese a suponer el incumplimiento del acuerdo.

Finalmente la Comisión Electoral dijo que las elecciones presidenciales se celebrarán el próximo 23 de diciembre, para sustituir al presidente Joseph Kabila.

Los comicios debían haberse realizado originalmente en diciembre de 2016, pero las autoridades congoleñas las retrasaron alegando deficiencias en el censo, decisión considerada por la oposición como una maniobra de Kabila para postergar su salida de la presidencia.

Kabila, que se mantiene en el cargo desde la muerte de su padre en 2001, ya se ha presentado a dos elecciones y tiene prohibido por la Constitución optar a un tercer mandato.

Síguenos por @800noticias