Funcionario de la OMS rechaza acusaciones de esclavitud en Tailandia | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Bangkok, Tailandia |AFP. El representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Tailandia, el etíope Yonas Tegegn, rechazó el sábado las acusaciones de esclavitud formuladas por una ex empleada doméstica.

Yonas Tegegn pidió en un comunicado que la justicia y los medios de prensa tailandeses limpien su honor y el de su esposa.

“Las acusaciones contra mí y mi familia no tienen fundamento. Rechazamos la idea de cualquier delito”, declaró Tegegn en un comunicado enviado a la AFP.

Una joven de 25 años presentó el miércoles pasado una denuncia contra sus empleadores, acusándolos de golpearla y obligarla a trabajar durante dos años, sin pagarle un salario.

El funcionario internacional y su mujer “han sido acusados de trata de seres humanos, de engañar (a su empleada) para que trabajara sin pagarle y de abusos”, había declarado a la AFP el coronel Mana Tienmaugpak, responsable de investigaciones de la comisaria de Pakkred en Nonthaburi.

Añadió que por el momento no había cargos presentados contra la pareja, que será interrogada la semana próxima.

“La hemos tratado como a un miembro de nuestra familia, con dignidad, respeto y consideración”, dijo este sábado el funcionario, que trabaja para la OMS desde hace 30 años y estuvo destinado en varios países.

El abogado de la empleada del hogar, Surapong Kongchantuk del Consejo de Abogados de Tailandia, dijo por su lado que su cliente había trabajado para un “alto representante de la OMS” de julio de 2013 hasta principios de marzo de este año.

“No recibió salario. Trabajaba de cinco de la mañana hasta medianoche todos los días. Dormía en una habitación pequeña fuera de la casa con un perro. Solo comía arroz y no podía relacionarse con otras personas”, explicó el letrado a la AFP.

Sus empleadores le había prometido un salario mensual de 3.000 baht (92 dólares) que nunca le pagaron.

La trabajadora logró escapar cuando fue rescatada en la calle después de intentar suicidarse y fue ayudada por una ONG local, explicó Surapong.

Una portavoz de la OMS en Bangkok confirmó que la organización conocía las acusaciones y que estaba investigándolas.

Síguenos por @800noticias