+ FOTOS | Reclusos paraguayos se caen a golpes… sobre un ring | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

El boxeo se coló hoy en la cárcel asuncena de Tacumbú, la mayor de Paraguay, para tornar a los reos en púgiles y espectadores de un velada planteada como un tratamiento integral de reinserción y de evasión de la situación de hacinamiento que sufre el sistema penitenciario del país suramericano.

Uno de los patios interiores del predio carcelario de Asunción se convirtió por unas horas en un cuadrilátero sobre el que se llevaron a cabo seis combates entre presidiarios y ante una numerosa población carcelaria que se reunió para el evento.

Hubo quienes tuvieron que conformarse con observar los asaltos a través de los barrotes de las celdas, mientras que otros con más suerte alentaban a sus favoritos a pie de ring.

Esta vez el sonido de la campana no significaba la hora de comer o de dormir, sino que, golpeada con unos alicates desde la mesa de jueces, daba inicio a un asalto más en busca del nuevo campeón interno de la Asociación Nacional de Boxeo (ANB), promotora de la pelea.

Un premio que en forma de cinturón esperaba al campeón sobre una mesa mientras el arbitro instruía a dos de los combatientes, cada uno en su esquina, uno con calzón y casco de color negro, el otro con calzón blanco y camiseta y casco de color rojo, y ambos con guantes de color negro.

“Un trofeo de guerra para un boxeador”, dijo el titular de la ANB, Favio Romero.

Hacinamiento

La velada pugilística, que comenzó a primera hora de la mañana, redimió por un tiempo la deprimente idiosincrasia de la prisión, con reos hacinados en celdas y patios en unas instalaciones con capacidad para 1.687 reclusos en las que hasta mayo de 2016 vivían al menos 3.532 privados de libertad, según Amnistía Internacional (AI).

“Entendemos que (el evento boxístico) es parte del tratamiento integral de los reclusos que estamos llevando adelante acá, a pesar de la superpoblación. Esto genera contento y tranquilidad”, explicó el director de la prisión de Tacumbú, Luis Villagra.

Esas sensaciones se sintieron en los vítores o abucheos que, según sus preferencias, emitían los reclusos ante los golpes o movimientos de los púgiles que sobre el ring.

“Ellos ven que llevándose a cabo una organización seria y formal, protagonizado y organizado por ellos mismos, el resto acompaña. Esto transmite alegría, tranquilidad, buena comunión y también tienen un momento para acercarse los internos y confraternizarse ellos mismo dentro del recinto donde tenemos este evento”, dijo Villagra.

En el mismo sentido se expresó Romero, quien destacó que este tipo de actividades sirven para canalizar las dificultades de todo lo que significa estar privado de libertad y además como una herramienta de reinserción en la sociedad.

“Ese es el propósito del boxeo en las penitenciarías, que ellos puedan salir y puedan seguir con el boxeo u otra actividad de bien para la sociedad”, señaló Romero.

Añadió que los reclusos “están esperando ese momento” en el que los guantes y los cascos cruzan hacia el interior del penal como una pista fehaciente de “la distracción”.

“Me gustaría que en todas las penitenciarías del país haya un ring y puedan competir porque es un distracción para ellos. Los primeros tiempos que vine acá a hacer una actividad esto daba un poco de miedo. Pero no es así, quiero que la gente se dé cuenta y entiendan que nosotros venimos a hacer boxeo”, explicó Romero.

Los propios reclusos llamaron a este campeonato “David Frazer”, en honor a un interno boxeador que falleció este año en un incendio en Tacumbú que también provocó la muerte de otros cuatro presos, además de un guardia, por lo que el evento fue también un homenaje a los fallecidos.

“Soy libre de ser lo que quiero”, decía el campeón de los pesos pesados Muhammad Ali, y estos presos, aunque sea dentro de un cárcel saturada de población y solo por unas horas, expresaron que quieren ser libres para ser boxeadores.EFE

ASU01. ASUNCIÓN (PARAGUAY), 28/10/2016.- Vista de reos apostados en el patio de la cárcel de Tacumbú, en Asunción (Paraguay) hoy, viernes 28 de octubre de 2016. El boxeo entró hoy en la cárcel asuncena de Tacumbú, la mayor de Paraguay, para que los presos se conviertan en púgiles y espectadores de una velada planteada para evadirse de la situación de hacinamiento que sufre el sistema penitenciario del país sudamericano. EFE/Andrés Cristaldo Benítez

Vista de reos apostados en el patio de la cárcel de Tacumbú, en Asunción (Paraguay) hoy, viernes 28 de octubre de 2016.  EFE/Andrés Cristaldo Benítez

 

ASU01. ASUNCIÓN (PARAGUAY), 28/10/2016.- Prisioneros observan a dos reos que participan en un combate de boxeo en la cárcel de Tacumbú, en Asunción (Paraguay) hoy, viernes 28 de octubre de 2016. El boxeo entró hoy en la cárcel asuncena de Tacumbú, la mayor de Paraguay, para que los presos se conviertan en púgiles y espectadores de una velada planteada para evadirse de la situación de hacinamiento que sufre el sistema penitenciario del país sudamericano. EFE/Andrés Cristaldo Benítez

ASU01. ASUNCIÓN (PARAGUAY), 28/10/2016.- Prisioneros observan a dos reos que participan en un combate de boxeo en la cárcel de Tacumbú, en Asunción (Paraguay) hoy, viernes 28 de octubre de 2016. El boxeo entró hoy en la cárcel asuncena de Tacumbú, la mayor de Paraguay, para que los presos se conviertan en púgiles y espectadores de una velada planteada para evadirse de la situación de hacinamiento que sufre el sistema penitenciario del país sudamericano. EFE/Andrés Cristaldo Benítez

Prisioneros observan a dos reos que participan en un combate de boxeo en la cárcel de Tacumbú, en Asunción (Paraguay) EFE

Síguenos por @800noticias