+FOTOS | La Pastora, esencia del viejo Caracas | 800Noticias
800Noticias
Nacionales Caracas

EFE

Las casas coloniales de esta parroquia, por la que el pirata inglés Francis Drake entró en Caracas en el siglo XVI, sólo se diferencian de las de La Candelaria de Bogotá o de las del centro de Quito por su estado de semi abandono.

Al menos así era hasta que la alcaldía del municipio caraqueño de Libertador decidiera hace dos años iniciar la restauración de esta zona que tiene más de cuatrocientos años en pie, para convertirla en foco de interés turístico de una ciudad de la que los visitantes todavía recelan por su alto grado de inseguridad y su violencia callejera.

la pastora caracas (1)

Las casas coloniales de esta parroquia, por la que el pirata inglés Francis Drake entró en Caracas en el siglo XVI, sólo se diferencian de las de La Candelaria de Bogotá o de las del centro de Quito por su estado de semi abandono.

“Si rescatas un conjunto histórico y no integras en ello a las comunidades del entorno no haces nada. Si consigues que la gente tenga un ingreso digno vinculado a que el barrio tenga visitantes la delincuencia baja”, considera en una entrevista a Efe la entonces presidenta de Fundapatrimonio, Mercedes Otero.

Y es que el trabajo que se está realizando en este sector, marcado por la criminalidad y la inseguridad como tantos otros de Caracas, se basa en la idea de mantener la personalidad del barrio y que siga siendo un centro residencial “pero acogedor, con una actividad económica en la escala de sus posibilidades”.

Por eso, la fundación que Otero dirige rechazó el proyecto inicial de pintar las otrora coloridas fachadas de grandes ventanas enrejadas de la calle principal para proponer otro más ambicioso: el inventario y la rehabilitación integral de las casi mil viviendas patrimoniales de la zona.

Muchas de estas casas conservan en sus casas documentos, fotografías o diplomas de hechos de relevancia para el imaginario colectivo venezolano, que se recopilarán para el Museo de Historia Local que planean construir.

Muchas de estas casas conservan en sus casas documentos, fotografías o diplomas de hechos de relevancia para el imaginario colectivo venezolano, que se recopilarán para el Museo de Historia Local que planean construir.

La intención de “tumbar” La Pastora

Viviendas que siguen en pie a pesar de los intentos del gobernador en los años setenta de tumbar toda La Pastora para crear un complejo habitacional argumentando que las múltiples quebradas y humedales sobre las que se asienta ponían en peligro las edificaciones.

Pero sus habitantes se pusieron en pie de guerra para defender su hábitat, y lograron que una Gaceta Oficial protegiera todo su centro histórico.

Durante el paseo por las calles de La Pastora, numerosos vecinos paran a la encargada de Fundapatrimonio en la zona, Jacqueline Mogollón, para exigir que arreglen sus casas mientras ella lamenta el retraso de los nuevos recursos prometidos para el proyecto.

Durante el paseo por las calles de La Pastora, numerosos vecinos paran a la encargada de Fundapatrimonio en la zona, Jacqueline Mogollón, para exigir que arreglen sus casas mientras ella lamenta el retraso de los nuevos recursos prometidos para el proyecto.

Un vecindario que desde entonces no ha dejado de asociarse en distintos ámbitos de la vida, algo que no quieren enturbiar con las líneas de este plan de recuperación.

Como insiste Otero, “lo más importante es el trabajo social”, por lo que tras más de un año de entrevistas con los vecinos, con las que se realizó un diagnóstico de la situación socioeconómica de sus habitantes, se decidió que la vocación del vecindario sería un turismo basado en el patrimonio como herramienta de desarrollo.

La concepción social del proyecto se traduce también en dedicar algunas de las casas de la calle principal como sedes comunitarias tales como bibliotecas, centros de ancianos o guarderías.

La concepción social del proyecto se traduce también en dedicar algunas de las casas de la calle principal como sedes comunitarias tales como bibliotecas, centros de ancianos o guarderías.

Así, Otero explica que la parte delantera de las viviendas se dedicará a pequeños comercios como restaurantes, centros de información o tiendas de artesanía que permita a sus habitantes mantener estas casas, que exigen de reparaciones artesanales.

Reparaciones que se encargarán de realizar sus propios vecinos, gracias a los talleres con los que Fundapatrimonio está capacitando a decenas de personas para ofrecerles una educación y un oficio en el que poder trabajar.

La parte delantera de las viviendas se dedicará a pequeños comercios como restaurantes, centros de información o tiendas de artesanía.

La parte delantera de las viviendas se dedicará a pequeños comercios como restaurantes, centros de información o tiendas de artesanía.

La concepción social del proyecto se traduce también en dedicar algunas de las casas de la calle principal como sedes comunitarias tales como bibliotecas, centros de ancianos o guarderías.

De la misma manera, en un trabajo que Otero califica “de arquitectura y literatura”, de estas entrevistas se fueron recopilando las historias íntimas de las familias, que se entretejen simultáneamente con la historia local y nacional.

Las viviendas que siguen en pie a pesar de los intentos del gobernador en los años setenta de tumbar toda La Pastora para crear un complejo habitacional.

Las viviendas que siguen en pie a pesar de los intentos del gobernador en los años setenta de tumbar toda La Pastora para crear un complejo habitacional.

Un museo para la memoria

Así, muchas de ellas conservan en sus casas documentos, fotografías o diplomas de hechos de relevancia para el imaginario colectivo venezolano, que se recopilarán para el Museo de Historia Local que planean construir.

Episodios como la trágica muerte del bondadoso médico elevado a los altares José Gregorio Ordóñez, atropellado por el que dicen era el único automóvil que circulaba por Caracas, o la decapitación del héroe de la independencia José Félix Rivas.

Durante el paseo por las calles de La Pastora, numerosos vecinos paran a la encargada de Fundapatrimonio en la zona, Jacqueline Mogollón, para exigir que arreglen sus casas mientras ella lamenta el retraso de los nuevos recursos prometidos para el proyecto, según el cual once casas se encuentran en “situación grave”.

Las casas coloniales de esta parroquia, por la que el pirata inglés Francis Drake entró en Caracas en el siglo XVI, sólo se diferencian de las de La Candelaria de Bogotá o de las del centro de Quito por su estado de semi abandono.

Las casas coloniales de esta parroquia, por la que el pirata inglés Francis Drake entró en Caracas en el siglo XVI, sólo se diferencian de las de La Candelaria de Bogotá o de las del centro de Quito por su estado de semi abandono.

Para la encargada, la mayor batalla está en lidiar con la gente: “Nadie te dice -qué linda dejasteis la casa del vecino- sino -cuándo venís a por la mía-, y cuando eso ocurre, se olvidan”, dice mientras señala las fachadas sucias de una de las casas, “y eso que fue pintada hace una semana”.

Sin embargo, se mantiene optimista y cree que, al ver mejorado su entorno de vida, estas personas aprenderán a valorarlo y cuidarlo: “Ésa es la verdadera revolución, la que cambia a los hombres”.

El trabajo que se está realizando en este sector, marcado por la criminalidad y la inseguridad como tantos otros de Caracas, se basa en la idea de mantener la personalidad del barrio.

El trabajo que se está realizando en este sector, marcado por la criminalidad y la inseguridad como tantos otros de Caracas, se basa en la idea de mantener la personalidad del barrio.

Síguenos por @800noticias