+FOTOS| ¡ESPECTACULAR! Conozca el hotel más pequeño y exclusivo de Francia | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

ABC

Existen direcciones «secretas» que despiertan tanta satisfacción compartirlas como mantenerlas en la reserva, para poder disfrutar de su exclusividad. El hotel Beaumanoir (www.lebeaumanoir.com), en Biarritz, encaja en esta categoría. Este establecimiento, con sus diez estancias (cuatro habitaciones, cuatro suites y dos apartamentos), es el cinco estrellas más pequeño de Francia. No tiene vistas a las salvajes playas de La Chambre d’Amour o de La Côte des Basques, pero está rodeado de prados y ante él se abre un gran jardín lleno de árboles frutales, viñas y olivos.

El Beaumanoir se encuentra en la zona conocida como Parc d’Hiver, en el interior de esta ciudad del sudoeste francés. Se trata de un barrio residencial de lujo, donde proliferan calles con nombres tan españoles como Duque de Tamames, o casas conocidas como Villa Miraflores, Silvas, Figueroas, Santo Buono, Tamarit, Movellan o Moratalla. Es sabido que estas familias eligieron Biarritz cuando Eugenia de Montijo puso la localidad de moda; para otros, sirvió como refugio durante la Guerra Civil. A partir de los años 50, Biarritz se convirtió en un destino en el que recalaba buena parte de la nobleza europea, así como grandes empresarios y financieros, mezclados con una pizca de pura aristocracia española. Ese era el sofisticado panorama de una ciudad con ganas de olvidar los horrores de los que Europa acababa de salir.

Maleta bien surtida

Para ir bien preparado y hacer frente a las diversiones del lugar, y sobre las que da buena cuenta José Luis de Vilallonga (1920-2007) en sus memorias, la maleta siempre debía de ir bien surtida de ropa sport-chic, trajes largos, esmoquin, vestidos de cóctel y sombreros varios, así como abrigos de verano para las damas y chaquetas de lana ligera y corbatas para los caballeros. Todo ello debido a que, en aquella época, las reuniones sociales giraban en torno al pícnic, el té de las cinco, el bridge y, por supuesto, las carreras de caballos en el hipódromo de Anglet. Y por la noche, casino y fiestas hasta la madrugada.

Resultado de imagen para hotel Beaumanoir

La antigua casa de los marqueses de Moratalla, donde ahora se asienta el hotel Beaumanoir, estaba situada en esa zona del Parc d’Hiver, en una finca de 12 hectáreas en la que se levantó en el siglo XIX un castillo, que fue derruido en los años 50, conservándose únicamente el edificio de las caballerizas donde antaño se alojaban los caballos de su propietaria, María de la Soledad Cabeza de Vaca y Leighton. La marquesa de Moratalla es la hermana de Alfonso de Portago, el famoso piloto y playboy, fallecido en accidente en 1957, cuando disputaba una carrera de coches a los mandos de un Ferrari.

Resultado de imagen para hotel Beaumanoir

Prima hermana de Vicente Sartorius, Sol tenía una importantísima cuadra de caballos de carreras y de polo, formada durante años y con la que ganó premios y muchísimo dinero en el hipódromo de Longchamp. Durante sus estancias en la zona, la marquesa se aloja en una finca llamada Domaine de Coumères, en Bayona; allí se olvida de las contiendas en las que se ha visto inmersa desde que su propio hijo, Forester Labrouche, la demandara para reclamar su parte del inmenso patrimonio de su abuela materna, Olga Beatrice Leighton. Para hacer frente a este litigio, la marquesa tuvo que vender parte de sus propiedades, entre otras el mencionado edificio de las caballerizas, original de 1885 y de arquitectura protegida.

Resultado de imagen para hotel Beaumanoir

Y así estaban las cosas cuando en 2004 un empresario belga llamado Frederic Hubert, vasco de adopción, hotelero en Hossegor y residente en Miami, lo descubrió en uno de sus paseos por Biarritz en busca de una propiedad para convertirla en un exclusivo hotel. Hubert compró una de las caballerizas y comenzaron unas largas reformas. De la decoración del Beaumanoir, inspirada la obra del diseñador Jacques García, se ocupó Hubert en persona.

Piscina del hotel Beaumanoir de Biarritz
Piscina del hotel Beaumanoir de Biarritz– BEAUMANOIR Y ARCHIVO ABC

En el jardín hay una piscina-pasillo climatizada, un pabellón de masajes y otro para tomar el té. Y en la recepción se conservan monturas y bates de polo antiguos de las caballerizas. El gran comedor, con una mesa de diez metros, se abre al jardín a través de una cristalera. Las vajillas son de Limoges, con diseño de Pierre Frey; la cristalería es de Baccarat, la cubertería de Cristofle y la sillería de Guadarte. Además, cuenta con un bar de Dom Perignon, el rincón del piano, la biblioteca y dos sillones chester para tertulia.

Suscribir vía Telegram

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias