+FOTOS| El original anuncio para vender un castillo por 3,3 millones de euros | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

Expansion.com

Tres millones de euros es lo que se necesita para vivir en un castillo. Tal vez un poco más si queremos dejar de lado las incomodidades del siglo XVIII. Una empresa de inmuebles de lujo ha colgado el cartel de ‘Se vende’ en el Castillo de San Ramón, ubicado en pleno parque natural del Cabo de Gata. Su anuncio se convirtió en viral.

No podían encontrar una forma mejor de llamar la atención. “Dos salones, cocina, patio con acceso a piscina, aljibe árabe y batería de cuatro cañones para posibles, aunque poco probables, ataques piráticos”. Así ha aparecido en el mercado el Castillo de San Ramón, una de las joyas ocultas a la orilla del mar de Alborán. La táctica orquestada por la inmobiliarIa de alta gama Bernardó, que utilizó este gancho en redes sociales para promocionar la venta, ha surtido efecto. ¿Quién no necesita un buen set de cañones para ahuyentar a los piratas? Sobre todo, si se dispone del presupuesto necesario para comprarse una fortaleza, claro.

El Playazo de Rodalquilar.

Situado en la reserva natural de Cabo de Gata-Níjar, concretamente en El Playazo de Rodalquilar, el Castillo de San Ramón es un Bien de Interés Cultural de propiedad privada. Cuenta con una parcela que supera los 34.000 metros cuadrados, de los cuales 740 integran la fortaleza. Y aunque parezca mentira, está en venta. Cualquier interesado podrá hacerse con esta ‘ganga’ destinada, en sus orígenes, a la vigilancia costera por 3,3 millones de euros. Hasta la fecha, no han sido pocos los grupos de inversión que han puesto sus miras en este castillo, según informan desde la inmobiliaria.

La fortaleza cuenta con cinco dormitorios en suite, dos salones, uno de ellos comunicado con la cocina y el otro con acceso a la zona de piscina y un antiguo almacén habilitado para que su futuro dueño le dé el uso que considere. Además, se trata de una propiedad autosuficiente, elemento clave para su comerciabilidad. La luz se obtiene gracias a una serie de placas solares instaladas por uno de sus antiguos propietarios y el agua brota directamente del manantial presente en la finca.

Cocina del Castillo de San Ramón.

El castillo se remonta a 1764, año en el que Carlos III ordenó su construcción. Pretendía, con esta fortaleza, defender las minas de oro y plomo de Rodalquilar de los ataques de piratas que pudiesen llegar por mar. Tras la Guerra de la Independencia, fue ocupado por personas sin refugio y por diversos cuerpos de policía destinados a la vigilancia de las costas. No fue hasta 1875 cuando el Estado decidió venderlo a un particular por 1.500 pesetas.

Desde entonces, el Castillo ha tenido cuatro propietarios. A finales de los 70, uno de sus dueños, arquitecto de profesión, llevó a cabo la rehabilitación integral de la fortaleza, convirtiéndola en una residencia habitable. “Este técnico segmento y acondiciono los espacios interiores, dotándolo de los correspondientes suministros de luz y agua corriente”, especifican desde Bernardó. Hace un par de años, fue adquirido por una comunidad de propietarios por 2,6 millones de euros.

Uno de los salones del Castillo de San Ramón.

Con todo, pese a lo atractivo que pueda sonar, un Bien de Interés Cultural también tiene sus propias obligaciones. Quien acabe siendo el dueño del castillo deberá garantizar, atendiendo a la normativa vigente, su correcta conservación y organizar un mínimo de visitas abiertas al público durante, al menos, cuatro días al mes. Nadie dijo que vivir en un castillo iba a ser fácil…

Síguenos por @800noticias