Fiscalía francesa pide que se archive el caso sobre la muerte de Arafat | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Nanterre, Francia | AFP | La fiscalía de Nanterre (noroeste de París) pidió el martes que se archive la investigación por la muerte del líder palestino Yaser Arafat, abierta en 2012 por presunto “asesinato”, según dijo la oficina del fiscal a la AFP.

La fiscalía “ha presentado una requisitoria definitiva para el archivo” del caso, en el que no ha habido ningún procesado.

¿Cómo murió Yaser Arafat? Mientras las causas de la muerte en 2004 siguen sin explicación, los jueces franceses encargados de una investigación por “asesinato” podrían pronto terminar con un sobreseimiento, luego de las requisitorias pronunciadas el martes.

Las causas de la muerte del presidente de la Autoridad palestina, muerto el 11 de noviembre de 2004 a los 75 años en el hospital militar Percy, en Clamart, cerca de París, luego de un rápido agravamiento de su estado de salud en Ramala, nunca fueron esclarecidas.

En 2012, tres jueces de Nanterre se encargaron de la investigación lanzada después de que su viuda, Suha Arafat, interpusiera una denuncia ante la sospecha de que pudo haber sido envenenado.

El mismo año, la tumba de Arafat fue abierta en Ramala y tres equipos de investigadores franceses, suizos y rusos recogieron muestras de los restos del líder palestino para examinarlos.

Un centro de la ciudad suiza de Lausana encontró en las muestras de Arafat “niveles anormales de polonio”, potente elemento radiactivo.

Con esta sustancia radioactiva muy tóxica fue asesinado en 2006 en Londres el ex agente ruso Alexandre Litvinenko.

Pero los expertos franceses descubrieron que la concentración de polonio y plomo encontrados en la tumba de Arafat tenían origen “medioambiental”, explicó en abril la fiscal de Nanterre, Catherine Denis, tras recibir las conclusiones de los tres jueces que investigaban el caso.

Los abogados de la viuda del líder palestino acusaron a los jueces de cerrar la investigación demasiado rápido y pidieron que se interrogara a más expertos.

Los expertos encargados por los jueces franceses descartaron en dos oportunidades la tesis del envenenamiento y consideraron que la presencia de un gas radioactivo natural, el radón, en el medio ambiente exterior, explicaría las fuertes cantidades de polonio registrados en su sepultura y en las muestras tomadas durante su exhumación.

En los exámenes complementarios, los franceses volvieron a analizar datos obtenidos durante el análisis de 2004 por el servicio de protección radiológica del ejército, a partir de las muestras de orina de Arafat durante su hospitalización.

No hallaron polonio 210, lo que debilitó “la hipótesis de una ingestión aguda en los días anteriores a la aparición de los síntomas que presentaba Yaser Arafat”, concluyó la fiscalía en marzo.

Los expertos suizos a los que la viuda preguntó sobre el asunto dijeron, por el contrario, que la tesis del envenenamiento era “más coherente” con sus resultados.

“Desde hace mucho tiempo ya no tenemos confianza ni en los jueces de instrucción ni en la fiscalía de Nanterre”, afirmaron los abogados de la viuda de Arafat, Francis Szpiner y Renaud Semerdjian, cuestionando su “imparcialidad” y denunciando la “crónica de un sobreseimiento anunciado”.

En un libro, “El asunto Arafat” del periodista Emmanuel Faux, uno de los jueces de instrucción, Jacques Gazeaux, dijo que el caso terminaría en un sobreseimiento.

“Los expertos franceses actuaron en ese sentido”, añadieron los abogados y amenazaron con “presentar una demanda contra el magistrado por violación del secreto de instrucción”.

“Apelaremos ese sobreseimiento que se anuncia”, advirtieron.

“Nadie todavía está en condiciones de afirmar de qué murió Yaser Arafat. Los médicos dicen que sucumbió a una hemorragia cerebral causada por una infección digestiva de origen viral o bacteriana. Lo que no excluye un envenenamiento por otra cosa distinta al polonio”, añaden.

Muchos palestinos sospechan que Israel, que siempre lo ha negado, envenenó a Arafat con complicidades en su entorno.

En noviembre de 2013, Shimon Peres, entonces presidente israelí, afirmó que “habría sido más fácil” asesinarlo con una bala.

Síguenos por @800noticias