Familiares de pacientes del J.M. de los Rios agobiados por crisis del sector salud | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Redacción 800Noticias | El Universal

“Estoy angustiada. No sé qué hacer, necesito que alguien me diga a quién puedo acudir para pedir los medicamentos que requiere mi hijo”, dice Mercedes Flores, madre de un pequeño hospitalizado en el J.M. de los Ríos. El pequeño tiene cirrosis hepática y su madre se niega a verlo morir.

Médicos, enfermeras, pacientes y representantes del centro médico han salido a protestar en mas de una ocasión esta semana para exigir el despahco urgente de insumos. “Necesitamos de todo, es imposible priorizar insumos en un hospital donde no tenemos para nebulizar, calmar un dolor o auxiliar a un niño”, coincidieron médicos en la protesta de este viernes.

“Esta crisis que nos roba la esperanza de ver crecer a nuestros niños. Ellos son el futuro de un país que hoy está en decadencia, pero que aún cuenta con la voluntad de quienes trabajan en este hospital por un mejor futuro”, dice Ángel Martínez, residente del centro pediátrico.

Augusto Pereira, jefe del servicio de Oncología, asegura que la situación con los pacientes oncológicos no ha mejorado. Indicó que escasean 25 fármacos y que actualmente 130 pacientes cumplen su tratamiento de quimioterapia en esa institución.

A la escasez de medicamentos e insumos se debe sumar un nuevo conflicto: la falta de alimentos.

Peligra la alimentación de los niños por la deuda que Mantiene el Ministerio de Salud con la compañía encargada de proveer alimentos. Desde hace al menos 10 meses el Gobierno adeuda los recursos a la compañía Suministros Diversos, que tiene al menos una década prestando servicio en la institución.

A ese problema las autoridades sanitarias han respondido con un planteamiento: delegar en el Hospital Vargas la elaboración de los alimentos para los pequeños. Una medida que fue aplicada temporalmente en la Maternidad Concepción Palacios por causas similares. Las cocinas de ambas instituciones presentan problemas de infraestrcutura y servicios básicos. Y no cuentan con el personal ni la partida presupuestaria para alimentar a los enfermos que permanecen recluidos.

Síguenos por @800noticias