Exdirector del FMI será juzgado en España por “apropiación indebida” | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP

El ex director gerente del FMI Rodrigo Rato será juzgado por el supuesto uso de tarjetas bancarias opacas al fisco cuando era presidente de Bankia (2010-2012), banco rescatado con dinero público, decidió este lunes la justicia española.

Rato, que dirigió el Fondo Monetario Internacional de 2004 a 2007, será juzgado junto a otras 65 personas acusadas “de un delito continuado de apropiación indebida” por decisión de un juez de la Audiencia Nacional, principal instancia penal española.

Exhombre fuerte del conservador Partido Popular de Mariano Rajoy, exvicepresidente del gobierno y exministro de Economía durante los mandatos de José María Aznar (1996-2004), Rato, de 66 años, conocido como el artífice del “milagro” económico español, tuvo que abandonar el partido por este escándalo.

Los acusados son exdirectivos y exmiembros del consejo de administración de la caja de ahorros Caja Madrid, que se transformó en Bankia tras su fusión con otras seis entidades en 2010. Entre ellos figura Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid de 1996 a 2009.

La fiscalía anticorrupción pide 6 años de prisión para Blesa y 4,5 años para Rato, en un juicio cuya fecha está aún por determinar.

Exige asimismo que devuelvan los más de 12 millones de euros gastados con tarjetas bancarias fiscalmente opacas durante sus mandatos por personalidades del mundo económico, sindical y político que formaban parte de la dirección y los consejos administrativos de la entidad.

El juez considera que Rato y Blesa pueden ser responsables de “administración desleal” por haber permitido este sistema y de “apropiación indebida” por haberlo utilizado ellos mismos.

Según su escrito, Rato gastó más de 44.000 euros en 2010 con una tarjeta y Blesa utilizó siete, entre 2003 y 2010, por un total de más de 436.000 euros.

Según la prensa española, Blesa habría pagado de ese modo safaris en África por 9.000 euros o grandes vinos por 10.000 euros. Otros retiraron cientos de miles de euros en metálico, compraron joyas, ropa de lujo o pagaron restaurantes.

En un caso separado, Rato está imputado por estafa, apropiación indebida, delitos contables, falsedad documental y administración desleal en relación con la salida a bolsa de Bankia en 2011. También es objeto de investigaciones por presunto fraude fiscal y blanqueo de capitales en una tercera causa.

Tras rozar la quiebra, Bankia se convirtió en símbolo de los abusos del sector bancario español, objeto de un histórico rescate financiero europeo de 41.400 millones de euros en 2012, de los cuales 20.000 millones fueron para Bankia.

Síguenos por @800noticias