Europa trata de ponerse de acuerdo en plena crisis de migrantes | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Viena, Austria | AFP Los países europeos intentarán esta semana ponerse de acuerdo sobre un principio de repartición de refugiados, mientras sigue el incesante flujo de migrantes hacia Europa occidental, en tren, autobús o a pie.

Los ministros de Exteriores de los seis países de Europa central opuestos a una repartición obligatoria de refugiados –Polonia, República checa, Eslovaquia, Hungría, Rumanía y Letonia– se reúnen en Praga con su homólogo luxemburgués, Jean Asselborn, cuyo país preside actualmente la Unión Europea (UE).

La posición de estos países ha creado una profunda división en Europa entre el Este y Oeste sobre los migrantes.

Tras la reunión de Praga, el martes en Bruselas los ministros de Interior de la UE tratarán de hallar un consenso sobre la crisis, antes del Consejo europeo del miércoles, con los jefes de Estado y de gobierno.

El objetivo de la Comisión europea es que 120.000 refugiados de Siria e Irak, elegibles para obtener el derecho de asilo, sean repartidos automáticamente según un sistema de cuotas entre todos los países de la Unión.

Ultima oportunidad

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la reunión del miércoles supone probablemente la “última oportunidad de Europa para llegar a una respuesta unida y coherente” ante la crisis.

“Con 442.440 refugiados y migrantes que han atravesado este año el Mediterráneo, 2.921 muertos, y 4.000 personas que llegan a diario a las islas griegas, la crisis se amplifica y se transmite de un Estado a otro sin que haya ninguna solución” indicó ACNUR en un comunicado.

El domingo, el presidente francés François Hollande había criticado a los países que rehusan el sistema de cuotas. “Ningún país puede exonerarse” de repartir a “refugiados con derecho a asilo”, dijo, sumándose a las posiciones de la canciller alemana Angela Merkel.

El Consejo europeo del miércoles también examinará la ayuda a los países fronterizos de Siria (Turquía, Líbano, Jordania), en cuyos campamentos se han refugiados millones de refugiados, y que ya no tienen los medios financieros para hacer frente a esta emergencia humanitaria.

El máximo responsable de la agencia europea de vigilancia de fronteras, Frontex, Fabrice leggeri, insistió el lunes en la necesidad de instaurar “de forma urgente” una política de fronteras europea “homogénea”, y pidió a la UE más “apoyo humano” para vigilar las fronteras.

Por su lado, el ministro alemán del Interior urgió al lunes a Europa a que recoja directamente a los refugiados en las zonas de crisis, para ayudarlos a evitar a los traficantes y los peligrosos viajes hacia el continente.

“Sugiero que nos pongamos de acuerdo sobre un generoso contingente” de refugiados y que “los recojamos en las regiones en crisis para luego repartirlos en Europa, sin permitir que los traficantes saquen provecho de ello”, propuso Thomas de Maiziere, aunque precisó que se trata de una opinión a título personal.

 

– Ventas de chalecos salvavidas –

 

Entretanto, el flujo de migrantes y refugiados sigue imparable. En la noche del domingo al lunes, unas 3.400 personas llegaron a Austria desde Hungría, elevando a 22.700 el número de personas llegadas al país el pasado fin de semana.

En Hungría, los migrantes siguen pasando por tres puestos fronterizos que permanecen abiertos –Beremend, Zakany/Gyekenyes y Barcs–, tras la construcción de alambradas a lo largo de la frontera con Serbia y parte de Croacia.

Más al sur, los migrantes siguen intentando entrar en la Unión Europea y el domingo 13 personas murieron en la costa de Turquía tras la colisión de un ferry y de un barco de migrantes que se dirigía hacia Grecia.

En fin, en Bagdad, la venta de chalecos salvavidas se ha disparado debido a la creciente demanda de iraquíes que están determinados a viajar a Europa, a menudo mediante peligrosas travesías marítimas, según constatan comerciantes de la capital de Irak.

Síguenos por @800noticias