Etiopía brilla en cierre del Mundial de atletismo | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Etiopía fue la protagonista de la última jornada del Mundial de atletismo de Pekín con la victoria en las pruebas femeninas de maratón y 5.000 metros.

La estrella prometida de la jornada para Etiopía era Genzebe Dibaba, que había ganado la prueba de 1.500 metros y buscaba el doblete en 5.000 metros.

Pero Dibaba solo pudo ser tercera en 5.000, aunque las penas para la favorita fueron menores debido a que Etiopía se hizo con los tres puestos del podio.

Almaz Ayana se impuso con un tiempo de 14:26.83, récord del campeonato, mientras que la plata y el bronce fueron para Senbera Teferi (14:44.07) y Dibaba (14:44.14).

Etiopía ya había logrado un triplete en la prueba femenina de 5.000 metros, cuando en Helsinki-2005, Tirunesh Dibaba, Meseret Defar y Ejegayehu Dibaba ocuparon por este orden los tres primeros puestos.

“Estoy muy contenta con mi carrera y con mi resultado. Ha sido una carrera muy dura. Quiero dar las gracias a mi marido por el duro entrenamiento en las últimas semanas”, afirmó la campeona, de 23 años.

“Me ama e hizo posible el oro y el récord de los campeonatos”, añadió.

Cuando parecía que Dibaba se tendría que conformar con la medalla de plata, fue superada en la línea de meta por su compatriota Teferi.

Etiopía no ganó con una Dibaba pero sí con otra, Mare, que ofreció el primer título femenino de maratón a su país en la historia de los Mundiales (2h27:35).

Etiopía solo contaba con un título de maratón, en categoría masculina, ganado por Gezahegn Abera, en Edmonton en 2001.

La medalla de plata fue para la keniana Helah Kiprop (2h27:36) y el bronce para la bahreiní Eunice Jepkirui Kirwa, de origen keniano (2h27:39).

“Desde que llegué a Pekín el tiempo era muy caluroso. Tenía miedo de la temperatura en la carrera, pero esta mañana el tiempo cambió y era similar al de mi país, por lo que era más fácil hacer una buena carrera”, explicó Mare Dibaba.

Relevos para Jamaica y EEUU

Por su parte, Jamaica logró el título en la prueba femenina de 4×400 metros (3:19.13), adelantando a Estados Unidos (plata con 3:19.44) a escasos metros de la meta, con lo que Allyson Felix tuvo que conformarse con la plata.

Las estadounidenses, tradicionales dominadoras de esta prueba en las últimas ediciones, ya habían sido derrotadas hace dos años en el Mundial de Moscú, en aquella ocasión por las rusas.

Estados Unidos se vio perjudicada por un inicio algo lento de Sanya Richards-Ross, la campeona olímpica de Londres, y sobre todo por el relevo mediocre de Natasha Hastings.

Allyson Felix, campeona del mundo de 400 metros en categoría individual en Pekín por primera vez en su carrera, consiguió una recuperación prodigiosa de su equipo, al que puso en cabeza, pero la jamaicana Novlene Williams-Mills superó a Francena McCorory a diez metros de la línea de meta.

Estados Unidos acabaría ganando el título del relevo masculino de 4×400 metros (2:57.82), con lo que salvó el honor en las pruebas por equipos, después de que Jamaica se impusiera en los otros tres relevos de esta edición.

Jamaica fue durante gran parte de la carrera por delante de los estadounidenses, antes de que LaShawn Merritt, último relevista, brindara una espectacular aceleración en la recta final, mientras la isla caribeña se iba hundiendo e incluso finalizaba fuera del podio, en cuarta posición, superada por unas milésimas de segundo por los británicos.

Por su parte, el keniano Asbel Kiprop, que partía como gran favorito, cumplió los pronósticos y consiguió su tercer título mundial consecutivo en los 1.500 metros.

Los otros títulos de la jornada fueron para el canadiense Derek Drouin en salto de altura y la alemana Kathrina Molitor en lanzamiento de jabalina.

Síguenos por @800noticias