ETA rechaza un plan de desarme del gobierno vasco | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Madrid, España | AFP | La organización armada independentista ETA rechazó este viernes un plan de desarme presentado por el gobierno regional del País Vasco, en el norte de España, negándose a entregarle su arsenal.

En un comunicado publicado en el diario vasco Gara a quince días de elecciones municipales en la región, ETA, clasificada como “organización terrorista” por Estados Unidos y la Unión Europea, acogió por el contrario de forma favorable las propuestas de la coalición independentista vasca EH Bildu.

El gobierno regional dirigido por el Partido Nacionalista Vasco (PNV), reaccionó recordando a la prensa que desde hace “más de 35 años hay un comunicado de ETA al inicio de la campaña electoral”. “Saben lo que tienen que hacer: más hechos y menos palabras”, agregó.

En su comunicado, ETA critica profusamente el plan presentado en diciembre por el ejecutivo regional, en ausencia de iniciativas por parte de Madrid que evita todo diálogo con la organización.

ETA rechaza en particular la idea de entregarle su armamento considerando que “el gobierno vasco y la policía autonómica no son agentes neutrales”. Les acusa asimismo de afirmar con “ligereza” que “el proceso podría hacerse rápido” cuando desconocen de cuántas armas se trata ni dónde se encuentran.

Considerada responsable de la muerte de 829 personas en 40 años de atentados, ETA anunció el 20 de octubre de 2011 “el cese definitivo de su actividad armada” pero sin entregar las armas ni disolverse como le exigen los gobiernos de España y Francia.

El plan del gobierno vasco prevé entre otras cosas la creación de un comité, aprobado por el parlamento regional, al que ETA transmitiría las coordenadas de sus arsenales para que las autoridades vascas los desmantelasen.

Por su parte, el plan de EH Bildu, presentado a finales de abril, prevé la creación de una “comisión independiente de desarme”, con expertos internacionales, para recoger y destruir las armas.

También prevé la retirada de las fuerzas del orden españolas de la región, el traslado a cárceles vascas de los presos de ETA dispersos por Francia y España y la creación de una “comisión de la verdad” para honrar a todas las víctimas del conflicto.

Síguenos por @800noticias