Escasez de gasolina en Venezuela abre un nuevo y peligroso frente al gobierno de Maduro | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Agencias

Venezuela, país que ostenta de contar con las mayores reservas de petróleo del mundo, se está quedando sin gasolina, en un fenómeno que ilustra el gradual colapso de la industria petrolera bajo la administración del gobierno de Nicolás Maduro y el impacto que comienzan a tener las sanciones aplicadas por Estados Unidos.

Expertos dijeron que la situación, de prolongarse por un tiempo, podría acentuar aún más el ya extenso descontento de la población y propiciar un recrudecimiento de las masivas protestas que sacudió al país en el segundo trimestre.

“El gobierno debe estar moviéndose con toda la rapidez posible para subsanar este problema”, que es potencialmente muy peligroso, “por la protesta popular que puede venir”, dijo el experto petrolero Gustavo Coronel, ex integrante del directorio de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

“Sin gasolina, el país va a tener un problema político de primer orden. Es un país que ya está sentado en un polvorín debido a los muy serios problemas de escasez por los que atraviesa y si la escasez de gasolina se acentúa, yo creo que puede haber una revuelta popular”, aseveró Coronel desde el estado de Virginia.

La falta de gasolina tiene el potencial de paralizar totalmente la economía del país y agudizar aún más la ya pronunciada escasez de alimentos, dijo.

 Según informes de prensa local, los venezolanos se están viendo obligados a pasar horas dentro de sus vehículos haciendo fila para tratar de conseguir combustible, llegando a pasar horas esperando su turno en las estaciones de servicio.

En muchas de las ocasiones, los conductores hacen fila sin saber si podrán ser atendidos.

El presidente de EEUU, Donald Trump, se reunió con líderes latinoamericanos el lunes 18 de septiembre de 2017, en Nueva York e hizo énfasis en la necesidad de buscar una solución para restaurar la democracia en Venezuela.

“No tenemos ninguna información, no sabemos qué está pasando con esta situación. Uno está a la deriva sin saber cuándo hay o cuando no”, manifestó Luis Salazar, quien trataba de obtener combustible en una estación de servicio en la ciudad sureña de San Félix.

“Estoy en la cola desde las 5:30 de la mañana, porque ayer (miércoles) estuve en una y no pude echar porque se acabó”, agregó en declaraciones publicadas por el Diario de Guayana.

El que la aguda escasez de productos que ya padecen los venezolanos se haya extendido hasta los combustibles luce como una gran ironía en un país que dice tener bajo el suelo el 20% de las reservas mundiales de crudo, unos 296,000 millones de barriles, según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Pero la noticia no causa sorpresa entre los expertos, quienes vienen advirtiendo el sostenido colapso de la industria petrolera bajo el chavismo por la falta de inversiones en el sector.

“Las reservas probadas de petróleo si están en el subsuelo, si no están desarrolladas, es como si no existieran”, comentó Coronel. Y la producción en Venezuela ha estado disminuyendo a lo largo de los últimos años hasta el extremo de que hoy se encuentran por debajo de los dos millones de barriles al día, un millón de barriles diarios por debajo del nivel que el país producía cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1999.

Al igual que la producción de crudo, la capacidad de refinación del país también se ha venido abajo, por falta de mantenimientos de las instalaciones.

Horacio Medina, ex gerente de PDVSA, explicó que la compañía se ha visto obligada a incrementar gradualmente la importación de gasolina para poder compensar el creciente déficit en capacidad de refinación para alimentar el parque automotor local.

Ese déficit actualmente se encuentra entre 80,000 y 100,000 barriles diarios.

Pero la capacidad del país de importar ese combustible se está viendo amenazada, primero por la gran crisis de liquidez por la que atraviesa el país, y segundo por las sanciones recientemente adoptadas por la administración de Donald Trump por la violación de los derechos humanos y el desmantelamiento de la democracia en Venezuela.

Buena parte de las operaciones de importaciones de gasolina se estaban realizando a través de Citgo, filial estadounidense de PDVSA, que servía como garante para la emisión de créditos y eso ahora no se puede hacer con la adopción de sanciones que prohíben la emisión de nuevos préstamos a Venezuela, explicó Medina.

Y ahora los bancos, cuando se enteran que las cartas de crédito que se le están solicitando van a ser usadas para financiar ventas a Venezuela, se están negando a emitirlas.

Es posible que las emisiones de esas cartas en realidad no estén prohibidas por las sanciones, pero muchos bancos simplemente no quieren correr el riesgo de operar con Venezuela después de la última ronda de sanciones.

Con inf del Nuevo Herald

Síguenos por @800noticias