¿Elecciones regionales arropadas por la sombra del revocatorio? | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Con información de Panorama

Mientras la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y  el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) mantienen centrado su forcejeo por el Referendo Revocatorio presidencial, cada vez es más remota la posibilidad de que este año se realicen las elecciones regionales, para renovar los cargos de gobernadores y diputados a los consejos legislativos, que constitucionalmente están previstos para este año.

Sobre su organización solo se sabe lo que el pasado 8 de abril, en una entrevista televisiva,  anunció la propia presidenta del CNE,  Tibisay Lucena,  de que  sí habrá elecciones de gobernadores este año y adelantó que “estamos trabajando en eso(…) hicimos la auditoría y selección de los organismos electorales subalternos, el CNE tiene muchas actividades(…) hemos trabajado desde inicios de este año para las elecciones de gobernadores, tenemos la renovación de las nóminas”.

No obstante, el rector Luis Emilio Rondón, retomó el caso en agosto pasado, y señaló que era necesario despejar el cronograma para esta contienda por lo que presentó una propuesta  que después le “fue devuelta  con algunas consideraciones”,  por lo que afirmó que “está en la norma” del ente comicial la realización de  estos comicios  cuando se cumpla el plazo de 4 años.

Pero, más allá de esas dos posiciones nada ha pasado. Para la MUD, la prioridad es y ha sido el Referendo Revocatorio, para el Psuv, ni lo uno, ni lo otro.

El abogado constitucionalista Hermann Escarrá, recientemente, sostuvo que “no hay motivo, ni económico, ni de tiempo para no realizar en diciembre de este año la elección de gobernadores”.

“Las elecciones tienen que hacerse, eso es inexorable, eso está en la Constitución”, aseguró el jurista.

Pero,  Jesús Silva, también  abogado constitucionalista, defiende que  el hecho de que no sean convocadas no quiere decir que se esté “violando” la Carta Magna, sino que “se convertiría en una mora por parte del CNE que deberá subsanada en la brevedad posible para que el electorado no sienta que de alguna forma se están irrespetando los lapsos establecidos por la Constitución”.

 Juan Carlos Caldera, dirigente de Primero Justicia (PJ) y representante por la oposición ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), coincide con Escarrá, pues, a su juicio, “no hay ninguna justificación, ninguna excusa por la cual no se realice”.

“Es una obligación, una deuda constitucional que tiene el CNE con el pueblo, de convocar la elección de gobernadores porque el mandato de los gobernadores y de los diputados del legislativo se vence en diciembre de este año”, recordó.

A los gobernadores y legisladores se les vencerá su período de cuatro años, el venidero 16 de diciembre, fecha en la que resultaron electos.

“Corresponde al CNE la determinación de la elección para que puedan estar renovadas las autoridades”, dijo.

En el escenario político,  Jesús Castillo Molleda, politólogo,   señala que el que no se convoque este proceso “el impacto  sería  para los partidos y líderes de la oposición, quienes  perderían una gran oportunidad de ganar espacios y de hacerse  pierde más el oficialismo porque con la crisis actual recibiría un voto castigo”.

En el mismo tono opina el consultor político, Edgar Gutiérrez, quien aduce que “quien más pierde es la oposición, porque es muy claro que  hoy tiene una posibilidad muy clara de voltear drásticamente el mapa regional y simultáneamente el oficialismo gana porque mantiene su estatus quo”.

Para Gutiérrez, el haber centrado el Revocatorio como ruta principal quitó la posibilidad de que se viera el tema regional como “debate de políticos que no piensan en lo más importante en este momento que es el cambio político ncional”.

Sin embargo, a pesar de ser el RR su talante electoral para este año, la MUD ha presionado  por la realización de las regionales, teniendo como desafío la escogencia de la veintena de candidatos para las gobernaciones, cuyo mecanismo quedó definido por primarias.

El “mutis” sobre este proceso continúa, sin embargo comienza a sopesar la tesis de que el CNE pueda llamar a una megaelección a mediados del 2017, en la que se renueven además de los cargos de gobernadores, diputados a los CLE, los de  alcaldes y concejales,  aunque para Castillo Molleda,  el juego del  Psuv será “no hacer ningún tipo de elección hasta el 2018”, cuando toque la contienda presidencial.

Síguenos por @800noticias