El turismo vuelve a la vida en Nepal | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

La mañana del 25 de abril un fuerte sismo de 7,8  en la escala de Ritcher devastó varios distritos de Nepal, dejando, junto a las réplicas que le siguieron, cerca de 9.000 muertos y más de 22.000 heridos.

El país no tardó en emprender su camino de vuelta a la vida. En unos días, las tiendas comenzaron a reabrir sus puertas, los niños ocupaban sus pupitres unas semanas más tarde y, en menos de dos meses, el devastado patrimonio cultural volvía a recibir turistas.

Si bien la agricultura es el principal sustento de los nepalíes, el turismo es la otra gran línea de ingresos del país, un sector que ha sufrido lo indecible a causa del terremoto.

Al menos 43 monumentos históricos resultaron dañados, entre ellos varios de los lugares declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco.

El organismo declaró “prácticamente destruidos” la plaza Durbar de Patán; los palacios de Hanuman Dhoka de la capital; o la insigne torre Dharahara, que se derrumbó acabando con un pedazo de la historia de la nación y la vida de 120 personas.

En un intento de devolver la confianza a los tan necesarios turistas, el Gobierno nepalí reabrió al público varios de los lugares patrimonio de la humanidad apenas un mes y tres semanas después del temblor.

“La apertura de los lugares de interés patrimonial envía a los extranjeros el mensaje de que es seguro visitar Nepal”, indicaba el secretario de Turismo, Suresh Man Shrestha, sin ocultar su frustración por la existencia de una “falsa idea entre la comunidad internacional” de que no es seguro viajar al país.

El sismo también afectó gravemente a otra zona destacada como herencia “natural” por la Unesco, el Parque Nacional de Sagarmantha, uno de los principales santuarios para cientos de montañeros que, cada año, acuden a Nepal atraídos por la magnificencia de sus paisajes.

La joya indiscutible de Sagarmantha, el monte Everest, no fue declarada segura hasta agosto, muchas semanas después de que 19 personas falleciesen en una gran avalancha causada por el terremoto coincidiendo con el despegue de la temporada de escalada.

Tras realizar un estudio del lugar, el Gobierno anunció recientemente que la mayoría de instalaciones de albergue y rutas están en buen estado, despejando “el camino para que los turistas visiten la región del pico más alto del mundo”.

 

Fuente: El Nacional

Síguenos por @800noticias