El Papa insta a jueces de Colombia a “que refuercen la paz” | 800Noticias
800Noticias
Religión

Bogotá, Colombia | AFP | El Papa Francisco instó a los jueces de Colombia a buscar soluciones “que refuercen la paz”, en una misiva divulgada este jueves por las autoridades colombianas, durante un encuentro de juristas para evaluar fórmulas de justicia transicional que permitan poner fin al conflicto armado interno.

“Su Santidad acompaña con la oración los trabajos, para que, en el cuadro de la institucionalidad, contribuyan con coraje y creatividad a identificar soluciones que refuercen la paz y la justicia, en el respeto del ordenamiento jurídico nacional e internacional”, señala la carta dirigida al presidente de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, José Bustos.

El documento, divulgado por la Presidencia de Colombia en el marco del encuentro “Justicia transicional, paz y posconflicto”, que se realiza hasta el viernes en la ciudad de Cartagena de Indias (norte) con la presencia de jueces y magistrados, aseguraba también que para el papa el tema de la reunión “es de crucial importancia para el futuro de Colombia” y el mundo.

El presidente Juan Manuel Santos, cuyo gobierno sostiene diálogos de paz en Cuba desde noviembre de 2012 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) para poner fin al conflicto armado de más de medio siglo, participó en el encuentro y agradeció a los juristas que abordaran estos temas.

“Muchas gracias (…) apreciados magistrados y jueces de la jurisdicción ordinaria, por dedicar este encuentro a pensar en la paz, a buscar fórmulas para la justicia transicional, y a imaginar el posconflicto”, dijo.

Santos también aseguró en su intervención que el tema de la justicia es “el escollo más grande que tenemos que salvar para avanzar hacia el acuerdo final” de paz.

“Si ese obstáculo lo superamos, lo digo así de claro, habremos avanzado lo suficiente para pensar en la posibilidad de un cese al fuego bilateral y definitivo”, añadió el mandatario.

El conflicto armado colombiano, en el que durante más de cinco décadas han participado guerrillas, paramilitares y agentes estatales, ha dejado oficialmente al menos 220.000 muertos y seis millones de desplazados.