El obeso que se ve a sí mismo como delgado: ¿sabes qué es la megarexia? | 800Noticias
800Noticias
Salud y Belleza

Agencias

La bulimia y la anorexia son dos de los trastornos de la alimentación más populares pero también de los más dañinos. En ambos, la persona que las padece se ve a sí misma como pasada de peso, aunque en realidad su cuerpo puede observarse esquelético.

En la actualidad, existe otro trastorno que puede afectar a las personas: la megarexia.

La megarexia es un trastorno alimenticio en el que la persona obesa se observa a sí misma como delgada y saludable, y por lo tanto, no se ayuda ni recurre a la ayuda médica para tratar su enfermedad. Tampoco admite comentarios sobre su figura ni toma en serio las advertencias médicas sobre las consecuencias que dicha enfermedad puede traer para su futuro, explicó el portal Hola doctor.

Los megaréxicos se caracterizan por comer sin preocupación, sus alimentos suelen no ser nutritivos, y ese déficit de nutrientes provoca una alteración en la bioquímica del cerebro, por lo que no son conscientes de que padecen una enfermedad.

Si sufres megarexia, te miras al espejo y te ves delgada, aunque tengas 20 kilos de más. Algunas personas con megarexia definirían su cuerpo como “vigoroso”, “fuerte” o “diferente” y se sienten orgullosas de su estado físico.

Quienes viven con megarexia están convencidos de que su figura tiene el peso y las proporciones ideales y que poseen una apariencia sana (inclusive algunas personas con megarexia pueden confundir el sobrepeso con fuerza, creyendo que se trata de masa muscular), a tal grado que se niegan a hacer ejercicio y llevar una dieta saludable, dice Marina Díaz Marsá, directora de la Unidad de Trastornos de Conducta Alimentaria del Hospital Clínico Madrid.

“Ellos son conocidos como gorditos felices o satisfechos que se niegan a aceptar su condición física”, explica Dunia de Martini Romero, del Hospital de Psiquiatría Héctor Tovar Acosta del Instituto Mexicano del Seguro Social. Según un estudio realizado por la Asociación Psiquiátrica Americana, el 85 por ciento de las personas obesas en el mundo sufren de este trastorno, y por cada anoréxico que se tiene registrado hay por lo menos 10 megaréxicos.

Al no percibir obesidad las personas con megarexia comen sin controlarse, especialmente comida chatarra, lo que los perjudica notablemente. Es decir no hay interés alguno por cuidar la alimentación lo que pone en peligro su salud.

La megarexia representa lo opuesto a la anorexia: las personas que la sufren se perciben como sanas y delgadas cuando en realidad tienen un problema de obesidad. Como ocurre con otros trastornos alimenticios, hay una distorsión en cómo los pacientes perciben sus propios cuerpos. Las personas con megarexia tienden a sentirse satisfechos y orgullosos de su apariencia física, justifican su sobrepeso como sinónimo de fuerza y vitalidad.

La buena noticia es que la megarexia -también llamada fatorexia- se puede curar siguiendo el tratamiento adecuado. Los expertos opinan que además de seguir un régimen para adelgazar e instaurar nuevos hábitos alimenticios saludables, la persona con megarexia debe acudir a terapia psicológica para corregir la alteración en la percepción de su cuerpo.

Síguenos por @800noticias