El nobel chino Liu Xiaobo agoniza mientras el Gobierno guarda silencio | 800Noticias
800Noticias
Caras y Rostros

EFE

El nobel de la Paz chino, Liu Xiaobo, agoniza en un hospital del norte del país, aseguraron fuentes cercanas a la familia, mientras las autoridades guardan silencio y censuran la información relativa al disidente, que sufre un cáncer hepático en estado terminal.

El hospital de la ciudad de Shenyang donde Liu está ingresado no publicó hoy información para actualizar el estado del paciente, como ha hecho una o dos veces al día durante esta semana, si bien diversos amigos de la familia recibieron noticias de que el disidente sigue en estado crítico, según confirmaron a Efe.

Zhao Hui, escritor y amigo de Liu Xiaobo también conocido por su pseudónimo Mo Zhixu, explicó a Efe que desde ayer no ha podido contactar con el familiar que le informa del estado del nobel, pero otros allegados sí recibieron noticias de que el disidente seguía debatiéndose esta mañana entre la vida y la muerte.

Otra fuente, que no quiso desvelar su nombre, precisó que a la 13.00 hora local (05.00 GMT) la situación de Liu continuaba siendo crítica.

El acceso a cualquier información sobre el renombrado disidente es limitado, pues tanto Liu Xiaobo como el reducido grupo de familiares que le acompaña en el hospital están estrictamente controlados por las autoridades y la policía vigila los accesos al centro médico donde permanecen.

De ahí que el silencio oficial por parte del hospital haya generado temor entre sus allegados.

“Estoy muy preocupado, ayer el hospital publicó dos comunicados y hoy ninguno. Aunque sabemos que desde ayer hasta hoy Liu sigue agonizando, esperamos la información del hospital para ver si hay algún cambio”, comentó en declaraciones a Efe el activista y amigo del disidente Hu Jia.

Hu cree que los especialistas que tratan al nobel deben estar muy nerviosos y sometidos a mucha presión, ya que “todo el mundo está prestando atención” al caso.

Tras las últimas noticias sobre Liu, que apuntaron a un fallo respiratorio y multiorgánico, el activista teme lo peor.

“Tengo miedo de que el próximo comunicado (del hospital) sea para informar de su muerte”, dijo.

El Gobierno chino, mientras tanto, sigue negándose a responder sobre el caso y censura en internet la información sobre la hospitalización del nobel, según comprobó Efe. EFE

Síguenos por @800noticias