El mítico Eusebio descansa ya en el Panteón portugués | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Lisboa, Portugal | AFP | Los restos del legendario futbolista Eusebio fueron trasladados este viernes al Panteón Nacional en un acto solemne tras atravesar las calles de Lisboa, en un último homenaje de sus compatriotas a una de las figuras más queridas del país.

El fallecimiento el 5 de enero de 2014 de Eusebio Da Silva Ferreira, a los 71 años, suscitó una gran emoción en Portugal y en el fútbol mundial. Fue el primer jugador negro en conseguir el Balón de Oro, en 1965.

El día de su entierro, decenas de miles de personas salieron a las calles de Lisboa para llorar al mítico jugador, emblema de la Selecçao que fue tercera en el Mundial-1966 y del Benfica, el club de sus amores.

Este viernes fueron menos los hinchas, que siguieron con gran respeto y aplausos el traslado de unos veinte kilómetros, hasta el Panteón Nacional, donde tuvo lugar una ceremonia oficial en presencia de las más altas personalidades del Estado y del fútbol portugués, con la excepción de Cristiano Ronaldo y José Mourinho.

“Rindo aquí homenaje a un compañero inigualable, un hombre admirable, al deportista más grande que Portugal haya conocido”, declaró en el elogio fúnebre Antonio Simoes, excompañero de equipo de Eusebio.

“Es una de las personalidades más cautivadoras que he conocido, que mostraba una humildad tan grande como su genialidad”, subrayó el presidente de la República, Aníbal Cavaco silva.

Un poco más lejos, varios centenares de lisboetas agitaban pañuelos blancos mientras gritaban “¡Adiós, Eusebio!” y “¡Gracias!”.

– Honor sin precedentes –

En febrero, los diputados decidieron por unanimidad conceder honores de ingreso al Panteón nacional a Eusebio, que se convirtió en el primer deportista en descansar en el mismo. Allí se encontrará con la gran diva del fado, Amalia Rodrigues, y con varios escritores y políticos, cuyos restos fueron conducidos igualmente al lugar.

Los restos de Eusebio fueron conducidos envueltos en una bandera portuguesa desde el cementerio de Lumiar, en el norte de Lisboa.

El cortejo, escoltado por una veintena de motoristas de la guardia nacional, se detuvo primero para una misa en presencia de familiares.

Luego dio una vuelta al estadio de la Luz, donde el Benfica levantó una estatua a Eusebio cuando aún vivía, antes de tomar los grandes bulevares de la ciudad en dirección a la Federación Portuguesa de Fútbol, y de ahí al Parlamento nacional, donde se detuvo brevemente.

El ataud, en un carro tirado por caballeros, pasó junto al río Tajo por el viejo Lisboa, hasta la colina donde se eleva el Panteón, un edificio barroco de finales del siglo XVII.

– Icono de Portugal –

“Con Amalia, Eusebio es el mayor representante de Portugal en el mundo. Es como Pelé para Brasil”, afirma José Manuel Campos, un jubilado de 63 años vestido con la camiseta roja del Benfica.

Nacido el 25 de enero de 1942 en Maputo, capital de Mozambique, entonces una de las colonias africanas de Portugal, Eusebio fue fichado a los 19 años por el Benfica, gracias a sus excepcionales cualidades técnicas y físicas.

Se ganó el apodo de la ‘Pantera Negra’ y de ‘Rey’. En 1962 guió al Benfica al título en la Copa de Europa -actual Liga de Campeones-, firmando dos goles en una final antológica ganada por 5-3 ante el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano.

Los 733 goles marcados en 745 partidos en el conjunto de su carrera dejan clara la efectividad de este atacante, veloz y fuerte físicamente.

El dictador Antonio Salazar le impidió fichar por un club extranjero y Eusebio se quedó 15 años en el Benfica, convirtiéndose en uno de los iconos del Portugal de las ‘tres F’ (fado, fútbol y Fátima).

Síguenos por @800noticias